Play
Calendar
October 11, 2021
Compartir
TwitterFacebook

Reseña «Mil máscaras. La deriva del nacionalpopulismo italiano» (Siglo XXI, 2021), Paolo Mossetti

El nacionalpopulismo es una respuesta con sólidas razones históricas a la crisis de un sistema, pero tiene un parentesco con el mismo sistema al cual se opone, tanto en su origen, como en su destino.

Por Alessandro Volpi*

Paolo Mossetti, la penna fina (pluma fina) del periodismo liberal-libertario italiano acaba de publicar en Siglo XXI un libro sobre el nacionalpopulismo italiano y las Mil mascaras que asume en la historia reciente del país. Para un italiano interesado en el debate sobre el populismo que se desarrolla en el mundo de habla hispana, resulta muy sorprendente descubrir este libro: en primer lugar porque un autor, y notable escritor, tan prolífico en periódicos y revistas culturales italianas haya decidido hacer su debut en las librerías en un idioma extranjero. En segundo lugar porque lo ha hecho con una editorial marxista, distribuida en una área geográfica (España y América Latina) donde la palabra populismo ha encontrado la mejor acogida en el mundo de las izquierdas. Para un lector español, y todavía más para un argentino, este libro, que debería explicar el nacionalpopulismo italiano, resultará un objeto raro y difícil de descifrar, pero no por ello carente de interés.

En primer lugar hay que decir que Mossetti se coloca abiertamente fuera del campo nacionalpopulista, cuya “ola”, en su opinión, debe ser frenada (p. 253). Su interlocutor, o sea, el sector del mundo cultural y político al cual se refiere y habla, no es el campo populista, sino el mainstream de izquierdas liberal al que quiere persuadir de que es necesario intentar entender mejor este fenómeno político para llegar a una posible reconciliación nacional (p. 248). También en sus propuestas concretas se puede ver un marco abiertamente liberal, pues su “pragmatismo radical” (p. 247) está más preocupado por las posibles víctimas del odio populista de derecha a las que hay que proteger (las minorías, los migrantes etc…) que por la reactivación de una política conflictual anti-sistema o anti-capitalista. Además, Mossetti hace propia la perspectiva del sistema mismo, y –de forma similar al reciente trabajo de Raffaele Alberto Ventura, Radical Choc. Ascesa e caduta dei competenti (Einaudi, 2020)– busca la paz social contra la guerra infinita que se ha producido entre diferentes sectores de las elites y de la opinión publica alrededor de los cleaveges populistas. Por lo que hemos dicho, el libro parecería solo una clásica intervención de crítica despechada contra el populismo en el marco de las ciencias sociales liberales o del periodismo moderado, sin embargo, abundan los ejemplos de este tipo en todo occidente, con lo que, si así fuera, no sería interesante comentar esta obra. En Mossetti hay algo más: una sensibilidad de izquierdas que no se reduce al liberalismo (aquí se ve su conexión con el mundo libertario y los movimientos sociales) y, en el mismo marco del liberalismo, una capacidad de leer el nacionalpopulismo más profundamente en sus raíces históricas: en este sentido su trabajo alcanza un nivel de autoconciencia en el campo liberal que es difícil de encontrar (aunque, como diremos en la conclusión, no va más allá de la perspectiva liberal), y que puede permitir a este mundo avanzar superando su típica indignación moral por el auge de la derecha populista o –aun peor– del desdén clasista por la irrupción de las masas de “ignorantes” grillini en el parlamento italiano.

Esta definición del perfil del autor nos dice mucho sobre el enfoque del libro, nos permite entrar en él y subrayar los ejes fundamentales que definen su lectura del populismo. En primer lugar tenemos que decir qué es para Mossetti el nacionalpopulismo. Lejos de coincidir con una definición de campo nacional y popular populista muy difundida en América Latina, el populismo aparece, en el contexto italiano, definido como algo menos que una extrema derecha posfascista, y algo más que un qualunquismo anti-politico. Es más bien la articulación, en el contexto de la crisis del consenso liberal centrista (y en particular en Italia del Centro-Izquierda), de estos dos elementos con el resultado de producir un tercer campo político, que absorbe elementos diferentes que vienen de la historia política nacional. El ejemplo paradigmático que tiene en mente Mossetti, obviamente, es el gobierno verde-amarillo de la alianza entre Lega y Movimento Cinque Stelle, o sea entre un populismo de derecha, nacionalista y xenófobo y un populismo puro, es decir, vacío de ideología política y que puede llenarse con cualquier contenido con el fin de “abrir el parlamento como una lata de atún”, o sea que quiere destruir totalmente la política tradicional (al menos en sus comienzos, otra cosa será cuando empiece a gobernar). Esta definición del populismo italiano por un lado es bastante restringida, fundada en un solo caso empírico, por otro es lo bastante amplia como para incluir todo un movimiento de reacción a la crisis de la democracia liberal. En este sentido la alianza verde-amarilla es solo la manifestación más llamativa de una atmosfera político-cultural que, en los años post-crisis 2008, ha irrumpido en la escena mediática y política a partir de internet. En este sentido los conceptos de nacionalpopulismo y de populismo en general pierden toda capacidad definitoria –y, de hecho, los intentos taxonómicos que Mossetti propone en el libro parecen bastante arbitrarios y escasamente científicos– pero gana en capacidad de dibujar “impresionistamente” los contornos de algo que está allí, que tal vez no es científico nombrar como populismo, pero sobre lo que nos entendemos y que tenemos que conocer. Cuando toma prestada del análisis de Rossana Rossanda de los años 70 la expresión album di famiglia (p. 219), el autor napolitano nos quiere decir exactamente esto: hay un mundo que ha surgido de esta crisis donde muchos se pueden reconocer y no importa la coherencia teórica o ideológica entre las diferentes partes, sino únicamente que esto produzca un nuevo sentido común atravesado por pasiones, ideas y mitos comunes.

En este marco se desarrolla el análisis del nacionalpopulismo italiano que Mossetti lleva a cabo, el cual podríamos resumir a partir de dos ejes fundamentales: la idea de una interacción dialéctica entre el sistema y los excluidos que produce un juego de enmascaramientos (donde la teoría de los intelectuales es tal vez la más interesante), y la idea de una (relativamente) “larga duración” o de un origen lejano de las “partículas de resentimiento” que conforman la masa de reacción del nacional-populismo italiano.

Con respecto al primer aspecto hay que decir que para Mossetti el nacionalpopulismo no es ni un paréntesis histórico en el desarrollo de la modernidad liberal (en esto es deudor de las mejores teorías del populismo) ni parte de un dialéctica emancipadora. El nacionalpopulismo es una respuesta con sólidas razones históricas a la crisis de un sistema, pero tiene un parentesco con el mismo sistema al cual se opone, tanto en su origen, como en su destino. Esto es, el nacionalpopulismo nace con una crisis de “larga duración” del sistema socio-económico-político italiano y no puede resolverse rápidamente (ni resolver la crisis en un sentido emancipador), sino que está destinado a ser reabsorbido o recuperado por el mismo sistema. Es el “hermano malo” del sistema liberal-capitalista que tiene con él una relación envidiosa que lo lleva a oponerse al sistema, pero está siempre dispuesto a ser integrado. El “realismo populista”, título del último capítulo, no es otra cosa que el “realismo capitalista” disfrazado populistamente, o, mirado desde el otro punto de vista, el populismo que ha llegado a un acuerdo con el sistema. Emblemática en este sentido es el recorrido del Movimento Cinque Stelle (que este libro no ha podido seguir hasta sus últimos resultados): desde la oposición a la UE y a todos los partidos políticos tradicionales hasta un primer compromiso de gobierno –todavía populista–  con la Lega y a un segundo compromiso con su viejo gran enemigo –o sea, el Partito Democratico– que le permite no volver a casa con un consenso muy disminuido, hasta un gobierno con todos, liderado por el banquero de Bruselas Mario Draghi. Del “no queremos gobernar con nadie” hasta “gobernamos con todos”. Esto, nos dice Mossetti, no significa que no se vaya a abrir un nuevo espacio para nuevos actores populistas, sino que estos sujetos populistas al final terminan por crear una nueva normalidad –inestable y provisional– de un poder que sabe llevar mil mascaras como el propio populismo. Interesante en este sentido es su lectura de los intelectuales populistas (que parece tener alguna relación con la teoría de la circulación de las elites de Pareto): no hay intelectuales de pueblo y de sistema, sino que hay intelectuales que en los cambios políticos se quedan excluidos del sistema al cual pertenecían. Este tipo de intelectual, que por ejemplo ha sido parte del berlusconismo, de la derecha posfascista, o incluso de sectores liberales, católicos o izquierdistas que pertenecen a corrientes que han perdido la lucha hegemónica en su área política, van a buscar ahora, dentro del album di famiglia populista, una nueva ocasión para emerger, presentándose como rebeldes contra el sistema dominante. El nuevo establishment populista –que necesita intelectuales “nuevos”, o sea, que no estén comprometidos con el mainstream europeísta liberal de los años de la crisis– les incorpora en los espacios que empiezan a ocupar en las instituciones culturales públicas (véase la RAI) o privadas, cercanas al partido. Esta dialéctica de inclusión, exclusión, oposición al sistema y nueva inclusión dibuja un esquema interesante para entender los procesos de transformación y de lucha contrahegemónica en la fase populista aunque –en mi opinión– deja de lado el esfuerzo genuino de una parte de los intelectuales para responder a la crisis político-moral de la segunda república buscando nuevos paradigmas: sin este –aparente o verdadero– transformismo no tendríamos ningún avance en la difusión de un sentido común antineoliberal o de comprensión de la intrínseca naturaleza ordoliberal de la UE.

Llegamos ahora al segundo eje de este libro: su capacidad de colocar el nacionalpopulismo poscrisis en los últimos cuarenta años de historia político-económica italiana buscando todavía más lejos, a finales de los años 60, algunos de los elementos que han propiciado su origen. Para Mossetti son los años 80, como respuesta a la crisis de los 70, los que se abren a todo un conjunto de ideas que empiezan a circular y que formarán parte de diferentes partidos políticos o movimientos culturales a lo largo de estos 40 años antes de ser adoptadas por el populismo contemporáneo. Más que ideas, como hemos dicho, se trata de “partículas de resentimiento” (p. 131) surgidas en la sociedad italiana, que los diferentes actores políticos que han atravesado los “veinte años de destrucción, los treinta años de despolitización, los cuarenta años de declive” (p. 152), han transportado de manera diferenciada hasta que puedan aglutinarse en la revuelta populista. Son partículas de resentimiento que ha producido una crisis que es mucho más larga que la crisis global post-2008, y que sin embargo estallan frente a la aceleración del proceso de declive y destrucción que la misma ha producido. Si normalmente el momento populista se interpreta en una perspectiva discontinuista, con un análisis sincrónico entre los diferentes países marcado por la crisis post-2008, Mossetti, enfocándose en el caso italiano, muestra cómo se puede leer el surgimiento del nacionalpopulismo desde una perspectiva diacrónica, histórica, que tiene un carácter de peculiaridad nacional. No hay espacio en esta reseña para discutir su lectura de la historia italiana desde la crisis de los 70, pero aunque sea solo a vuelapluma queremos decir que, en nuestra opinión, si la tesis continuista de Mossetti es interesante, la tesis discontinuista permite entender mejor el momento populista y su especificidad, el cual no se entiende sin la ruptura de la crisis. Las “partículas de resentimiento” no son intrínsecamente populistas, pueden servir –como muestra el propio autor– a proyectos políticos distintos y se vuelven parte de un proyecto populista gracias a un evento desencadenante que produce su conexión en un mismo campo antagónico frente al bloque dominante.

Para Mossetti, en conclusión, “el nacionalpopulismo italiano viene de lejos y está destinado a permanecer” (p. 224). No podríamos estar más de acuerdo con esta afirmación. No obstante, aquí es donde nuestro análisis se aleja más del de Mossetti. Tiene que ser así dado el sustrato liberal del autor, el cual no le permite ver las verdaderas razones de esta revuelta, así como el hecho de que si el nacionalpopulismo no puede desaparecer es porque estas razones están todavía allí. Para nosotros el nacionalpopulismo se quedará porque expresa una revuelta, quizás veleidosa, contra el neoliberalismo y la lógica ordoliberal europea con su política del vincolo esterno que en los años decisivos de la crisis post-2008 han producido un aumento de la pobreza y el desempleo, así como una disminución de salarios, derechos laborales, etc. sin precedentes en la historia de la República. Mossetti lee otras causas en el origen del nacionalpopulismo italiano, y a partir de estas desarrolla la pars construens del libro, proponiendo soluciones paliativas y más veleidosas que las avanzadas por el nacionalpopulismo italiano. En este punto se revelan los límites de este libro, que en otros aspectos, como creemos haber mostrado, posee elementos de gran interés.

*Alessandro Volpi es doctorando en filosofía política y del derecho en la facultad de derecho de la Universidad de Salerno. Se ocupa de populismo, y en particular de la obra de Ernesto Laclau, en conexión con la tradición política moderna.

Violeta Garrido

Reseña de «Cómo dinamitar un oleoducto» (Errata Naturae, 2022), Andreas Malm

Tras varios años de pandemia que han desmovilizado considerablemente al movimiento climático, se hace necesario repensar las estrategias y las tácticas políticas que deben ponerse en marcha para evitar el desastre planetario. Andreas Malm nos invita con audacia a considerar el boicot de las infraestructuras de la economía fósil como parte fundamental del ejercicio de presión que el movimiento tendría que ejercer sobre unos gobiernos sumisos ante el colapso climático.

Iván Martínez Ortíz

Reseña de «Trans. Un alegato por un mundo más justo y más libre» (Blackie Books, 2022), Shon Faye

Este libro es una oportunidad maravillosa para conocer la situación real de las personas trans, para acercarse a escuchar a quienes están en las situaciones más vulnerables. Shon Faye ha realizado entrevistas y recopilado información para conseguir esto, de forma que se trata de un análisis y no de unas memorias.

Diego Parejo

Reseña de «Sueño y revolución» (Continta me tienes, 2021), Carolina Meloni

La filósofa Carolina Meloni (Tucumán, 1975) busca sacudirnos examinando el potencial emancipador de nuestros sueños. Aunque encontramos un texto en el que Meloni se abre a aquellas que leemos, la interpelación en sus páginas es a un sujeto colectivo.

Pepe Tesoro

Reseña «Hackeando el futuro» (Holobionte, 2021), Arthur y Marilouise Kroker

Arrollados por la ola cibernética, no tratan de negar ni oponerse al claro espíritu de su época como otros aburridos miserabilistas, pero tampoco se imbuyen en ella de manera acrítica, como muchos otros posthumanos que no supieron ver el claro anacronismo que supondría en el futuro la excesiva identificación con su tiempo.

Manuel Romero

¿Sin tiempo para morir? James Bond y el advenimiento tardío de la posmodernidad

En algún momento de la película, fruto de un diálogo entre personajes que no recuerdo, hay un enunciado que llamó especialmente mi atención y que hace evidente la pérdida del sentido de autoridad que recorre el argumento: «antes, podías estar encerrado en una habitación con el enemigo y mirarle a la cara. Ahora, el enemigo está en el aire».

Pepe Tesoro

Reseña «Historias raras del siglo XX» (Enclave, 2021), Eduardo Bravo

Con un esmero encomiable, Bravo hilvana los hilos malditos de la historia, los personajes de los márgenes, entre diseñadores olvidados y vikingos del siglo XX, amantes despechados y terroristas ajusticiados en sus celdas.

Pepe Tesoro

Los futuros perdidos de Loki

Marvel se ha convertido en un dispositivo privilegiado para medir las diferentes vertientes y rasgos de la imaginación cultural y política actual, pues, muy lejos de ser mero entretenimiento, ha logrado atraer a millones de personas en todo el globo a partir de una serie de mitos y elementos narrativos que dicen mucho de cómo el mundo se piensa a sí mismo y, en concreto, como se piensa en relación con su propio contexto histórico.

@neuracelaradisima

Reseña de «Spinoza» (Akal, 2021), Steven Nadler

La biografía aquí reseñada podría ser leída como una suerte de aplicación práctica de la «Ética», un estudio de caso demostrado según el orden historiográfico en lugar del geométrico: la vida y obra de Spinoza como el efecto resultante de una enorme cantidad de causas incidentes que el autor documenta con una rigurosidad pasmosa.

Pepe Tesoro

Reseña de «Las horas bajas. Un falso ensayo sobre el fin de los tiempos» (Lengua de Trapo, 2020), Xandru Fernández

«Debemos elegir qué relato contar. Si preferimos la inevitabilidad de capitalismo y la falibilidad del progreso o, por el contrario, si optamos por el deseo del progreso y la accidentalidad del capitalismo» Xandru Fernández

Jon Baldwin

Reseña de «El final del control policial» (Capitán Swing, 2021), Alex S. Vitale

El papel de la policía en las sociedades contemporáneas debe ser cuestionado, y el sociólogo Alex S. Vitale ofrece en «El Final del Control Policial» la posibilidad de abrir espacios de conversación en torno a cómo queremos organizar nuestras comunidades. A pesar de centrar su crítica en el modelo estadounidense, la obra de Vitale ofrece al lector lecciones y herramientas útiles para el análisis de las estructuras de poder que refuerzan y legitiman el control policial en su propio contexto nacional.

Diego Parejo

Reseña de «Frágiles. Cartas sobre la ansiedad y la esperanza en la nueva cultura» (Anagrama, 2021), Remedios Zafra

A partir de conversaciones con diferentes lectores y lectoras, Zafra construye de forma epistolar un ensayo pausado, ágil de leer y que vuelve a poner encima de la mesa la situación cada vez más insostenible de la industria cultural y sus trabajadores.

Pepe Tesoro

Vídeo-reseña de «Love, Death & Robots» (2021), Tim Miller y David Fincher

¡¡¡Pincha arriba para ver la review de «Love, Death & Robots»!!!

Nicolás Cabrera

Reseña de «Tierra, techo, trabajo» (Altamarea, 2021), Papa Francisco

Los discursos que podemos leer en este libro pueden ser entendidos cómo una llamada a la acción, un aterrizaje concreto que además no obedece a un orden vertical, sino que es fruto del debate dado por las organizaciones que integran el EMMP.

Pepe Tesoro

Vídeo-reseña de «Nomadland» (2020), Chloé Zhao

¡Pincha arriba para ver la review de 'Nomadland'!

Pol&Pop

Reseña de «Cuatro futuros» (Blackie Books, 2020), Peter Frase

Peter Frase se descubre como una especie de Erik Olin Wright futurista, construyendo distintos escenarios ideales marcados por la tecnología y la ecología como Apocalipsis y utopía.

Adrià Porta Caballé

Reseña de «Ernesto Laclau y Chantal Mouffe: populismo y hegemonía» (Gedisa, 2021), Antonio Gómez Villar

Una teoría tan sofisticada como la de Laclau bien necesitaba una introducción. Antonio Gómez Villar se propuso suturar esta brecha, tres años más tarde, con la publicación de «Ernesto Laclau i Chantal Mouffe: populisme i hegemonía» (Gedisa, Barcelona, 2018), una obra que encuentra un calculado equilibrio entre la divulgación y la información teórica.

Diego Parejo

Reseña de «El sueño de Gargantúa. Distancia y utopía liberal» (Akal, 2021), Antonio J. Antón

Si nos preocupa nuestro presente, si queremos plantear un horizonte alternativo al capitalista que nos lleva a la extinción, debemos tomar muy en cuenta las preguntas, explicaciones y enseñanzas que Antonio Antón nos ofrece a través del gigante Gargantúa.

Pol&Pop

Reseña de «Comunismo de lujo totalmente automatizado» (Antipersona, 2020), Aaron Bastani

Bastani presenta un escenario de crisis multidimensional que hoy se enfoca sobre todo desde la perspectiva de la escasez y la desigualdad y cuya propuesta hegemónica es aumentar los sacrificios para, en el mejor de los casos, vivir en un declive más suave.

Paula Moreno

Reseña de «La doble jornada. Familias trabajadoras y la revolución en el hogar» (Capitán Swing, 2021), Arlie Hochschild

En el estudio de Hochschild, su estimación sobre las horas empleadas por las mujeres entre trabajo productivo y reproductivo es de quince horas extras a la semana más que los hombres, lo que supone una doble jornada, en toda regla.

Diego Parejo

Reseña de «Después de lo trans» (La Caja Books, 2021), Elizabeth Duval

Estamos ante un ensayo impecable, que consigue hacer sencillo lo complejo, exponiendo y explicando términos que van desde la teoría psicoanalítica lacaniana hasta las multiplicidades de la teoría queer, pasando por la teoría feminista.

Javier Padilla

Reseña de «La emancipación de los cuerpos» (Akal, 2021), Marco Sanz

¿Qué es estar enfermo? ¿quién define la enfermedad? ¿cuáles son sus límites? ¿qué relación guarda la enfermedad con nuestro cuerpo? Estas son algunas de las preguntas que atraviesan el libro «La emancipación de los cuerpos».

Vicente Rubio-Pueyo

Reseña de «The Twittering Machine» (Akal, 2020), Richard Seymour

«The Twittering Machine» es un ensayo poderoso e inquietante, cuya lectura suscita como primera reacción en el lector (al menos en este lector) cerrar de inmediato todas y cada una de sus cuentas en redes.

Pepe Tesoro

Reseña de «Post-capitalist desire» (Repeater Books, 2020), Mark Fisher

En sus páginas no solo hay un Fisher diferente, hay uno de los mejores Fisher. El contenido del curso que Mark había diseñado tenía un objetivo claro: abandonar la vaguedad que parece rodear un término como “Post capitalismo”.

Daniel V. Guisado

Reseña de «España» (Lengua de Trapo, 2020), Santiago Alba Rico

¿Por qué se habla de Estado español y se rechazan los símbolos oficiales de España? ¿Por qué leemos tanto a Balzac o a Dickens y tan poco a Cervantes y Galdós? Santiago Alba Rico nos da algunas posibles respuestas en este libro.

Pablo Beas

Reseña de «K-Punk-Vol. 2.» (Caja Negra, 2020), Mark Fisher

Las preocupaciones del autor no son menos sugestivas: mapear los estados del malestar (depresión, solidaridad negativa, precariedad, melancolía) a partir de un cuidadoso examen de la cultura contemporánea.