Play
Diego Parejo

Reseña de «Frágiles. Cartas sobre la ansiedad y la esperanza en la nueva cultura» (Anagrama, 2021), Remedios Zafra

Comprar
No items found.
Calendar
June 17, 2021
Compartir
TwitterFacebook

Reseña de «Frágiles. Cartas sobre la ansiedad y la esperanza en la nueva cultura» (Anagrama, 2021), Remedios Zafra

A partir de conversaciones con diferentes lectores y lectoras, Zafra construye de forma epistolar un ensayo pausado, ágil de leer y que vuelve a poner encima de la mesa la situación cada vez más insostenible de la industria cultural y sus trabajadores.

Hay veces que leer genera felicidad. Otras veces permite la evasión. Y, algunas, duele. Pero pocas son las veces que leer no nos reconforta. La primera vez que me enfrenté a la lectura de la teórica social Remedios Zafra (Zuheros, Córdoba, 1973) tuve que parar en seco. Creo que no fui el único al que le afectó. Todas las personas que componemos el no tan ingente sector del trabajo cultural (o que entramos y salimos de él cuando se puede o nos dejan) nos enfrentamos a nuestro reflejo con El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital (Anagrama, 2017). Fuimos golpeados por lo que ya sabíamos pero no habíamos verbalizado, por nuestra sonrisa fingida y nuestra falsa actitud positiva dentro de las redes de un capitalismo comunicativo que nos agrede permanentemente. En definitiva, porque sabemos lo que hacemos, pero, aun así, lo hacemos.

El Entusiasmo dejó retos y preguntas no resueltas que Zafra, actualmente científica titular del Instituto de Filosofía del CSIC, ha continuado, innovado y respondido con Frágiles. Cartas sobre la ansiedad y la esperanza en la nueva cultura (Anagrama, 2021), su último trabajo. A partir de conversaciones con diferentes lectores y lectoras, Zafra construye de forma epistolar un ensayo pausado, ágil de leer y que vuelve a poner encima de la mesa la situación cada vez más insostenible de la industria cultural y sus trabajadores.

En sus páginas, nos vamos a encontrar con la falta de tiempo en la producción cultural actual, la autoexplotación incitada, el trabajo deseado desplazado por el trabajo urgente, ese que nos permite pagar las facturas y el alquiler a la vez que nos genera una ansiedad permanente, en la cual «el trabajo vocacional es, justamente, “lo que casi siempre se aplaza”. Para él querríamos las mejores condiciones de atención, tranquilidad y silencio, ese “más adelante”» (pág. 68). Vamos a vernos abordados por la precarización y proletarización de las profesiones liberales, sujetas a los vaivenes de lo apremiante, a la estandarización, métrica y cuantitivización irracional que obliga a generar ingente materia gris: formularios e informes de evaluación que impiden valorar más allá de una estrecha rejilla el desempeño y capacidades creativas. Zafra va a poner en cuestión el modelo universitario que premia la homogenización mientras dificulta la innovación. Capitalismo y patriarcado van a acompañar las diferentes composiciones que nos va a ir mostrando la autora, que irá cercando al sujeto cada vez más en una inevitable ruptura que implique una reimaginación solidaria y un deseo de redes interdependientes de cuidados entre cuerpos enfermados por las lógicas de la acumulación, «porque acompañar también supone sabernos comunidad en lo que nos identifica, cuidando un lazo solidario» (pág. 24).

Entusiastas somos todes, podría decirse. Cuando tenemos nuestra primera posibilidad de desarrollarnos profesionalmente para aquello en lo que nos hemos formado, las condiciones laborales se nos desdibujan. Al entusiasta se le puede ver también a través de lo que diferentes autores han identificado como “empresario-del-yo”, un sujeto-producto neoliberal que está en constante aspiración, que asume cada etapa de su precariedad como una oportunidad para aumentar su formación, sus redes de contactos o su popularidad a través de las redes sociales. El entusiasta intenta construir una marca personal con la que poder, en algún momento, gozar de lo que sus mayores tienen. El éxito y el fracaso responden únicamente a su capacidad, a su saber estar, a sonreír y decir que sí más fuerte que quien tiene al lado. La evolución fracasada —o perfecta— de este sujeto neoliberal nos lo presenta Zafra hacia la mitad del libro, el sujeto desapasionado: «inmunizado y curtido en el desapego, nada diferencia al sujeto desapasionado de un artefacto no humano. […] Al sujeto desapasionado se le queda la sonrisa estirada, como sujeta por un hilo invisible. […] No llevan luces en los ojos […] aman el entusiasmo fingido» (pág. 142-3). La tarea propuesta por Zafra es poner mimbres a un trabajo colectivo, evitar sujetos desapasionados, a los que Mark Fisher llamó irónicamente Vampiros Grises.

Uno de los momentos más inesperados del libro se produce al recordar la autora el 12 de marzo de 2020: «El mundo nuevo ha empezado hacia las ocho de la tarde de hoy jueves con los avisos de suspensión de clases y un inminente estado de alarma y confinamiento. Nadie podía imaginar que una vida tan drásticamente distinta comenzaría a una hora concreta de manera tan contundente y no de forma progresiva como nos suelen venir muchos cambios» (pág. 180). La pandemia de la COVID-19 coge a Zafra en plena redacción del libro, lo que lleva a algunas de las páginas más interesantes y evocadoras que se han escrito sobre la pandemia, el aislamiento, el encierro impuesto, el desasosiego, la fragilidad de los cuerpos y la autonomía de los frágiles, el papel de las pantallas, las condiciones de vida y de habitabilidad de casas pensadas para dormir, pero no para vivir. La pausa para pensarnos que ha dado paso ahora a una aceleración de las dinámicas capitalistas que buscan recuperar sus tasas caídas, pero que nos dio también la posibilidad de imaginar posibilidades diferentes.

El realismo capitalista, como estructura de sentimiento, se sustenta en altas dosis de cinismo ante las posibilidades de transformación emancipadora de la vida. La ausencia de horizonte se intenta acompañar, por lo menos en el discurso, de la ausencia de lazos sociales y de construcción de resistencias comunes ante la incertidumbre impersonal del capital. Por eso, el sujeto desapasionado es «quien presupone que la solidaridad y la amabilidad son condiciones para el abuso [lo que] cierra de antemano la puerta a que sean elementos reivindicados en nuestras relaciones» (pág. 272). Es necesario romper las posibilidades de lazos entre los cuerpos precarizados, golpeados y explotados, cuerpos generalmente feminizados y racializados, como señala Zafra. La solidaridad debe verse como algo que impide la consecución de la meta, porque, si lo consigue el otro, no lo consigo yo. Mientras ambos nos mantenemos en un futuro suspendido del que se lucran otros.

La solidaridad es un proyecto de clase, nos dice Raymond Williams, es la forma que tiene la clase trabajadora de construir sus comunidades en base a una cultura común y en sostenerse mutuamente ante las presiones del capital. Zafra nos recuerda que «solo juntos nos sostenemos. Pero ojo, en esa solidaridad está también la comprensión y la complicidad ante las lógicas hiperproductivas, la pausa ante la cadena de celeridad que precisamos parar» (pág. 275). La solidaridad se busca en espacios compartidos en los que el trato es constructivo, de nada nos vale quemar en la hoguera a quienes aún se encuentran enmarañados en la red, siendo entusiastas y pensando en un mañana mejor si se esfuerzan hoy.

Sin embargo, como nos recuerda Holly Lewis, la solidaridad implica antagonismo, es el reconocimiento de que existe una división. (La política de todes, pág. 285). La solidaridad no es una abstracción practicable entre todas las personas, pues la existencia de entusiastas implica la existencia a su vez de personas e instituciones que se benefician de su trabajo, que los precarizan y enferman. Por ello, nuestra solidaridad está con esos cuerpos frágiles, feminizados, racializados y trabajadores, cuerpos a los que eligen enfermedades. Porque la solidaridad es tomar partido y, por qué no, recuperar el entusiasmo en una vida que merezca la pena ser compartida.

Pepe Tesoro

Los futuros perdidos de Loki

Marvel se ha convertido en un dispositivo privilegiado para medir las diferentes vertientes y rasgos de la imaginación cultural y política actual, pues, muy lejos de ser mero entretenimiento, ha logrado atraer a millones de personas en todo el globo a partir de una serie de mitos y elementos narrativos que dicen mucho de cómo el mundo se piensa a sí mismo y, en concreto, como se piensa en relación con su propio contexto histórico.

@neuracelaradisima

Reseña de «Spinoza» (Akal, 2021), Steven Nadler

La biografía aquí reseñada podría ser leída como una suerte de aplicación práctica de la «Ética», un estudio de caso demostrado según el orden historiográfico en lugar del geométrico: la vida y obra de Spinoza como el efecto resultante de una enorme cantidad de causas incidentes que el autor documenta con una rigurosidad pasmosa.

Pepe Tesoro

Reseña de «Las horas bajas. Un falso ensayo sobre el fin de los tiempos» (Lengua de Trapo, 2020), Xandru Fernández

«Debemos elegir qué relato contar. Si preferimos la inevitabilidad de capitalismo y la falibilidad del progreso o, por el contrario, si optamos por el deseo del progreso y la accidentalidad del capitalismo» Xandru Fernández

Jon Baldwin

Reseña de «El final del control policial» (Capitán Swing, 2021), Alex S. Vitale

El papel de la policía en las sociedades contemporáneas debe ser cuestionado, y el sociólogo Alex S. Vitale ofrece en «El Final del Control Policial» la posibilidad de abrir espacios de conversación en torno a cómo queremos organizar nuestras comunidades. A pesar de centrar su crítica en el modelo estadounidense, la obra de Vitale ofrece al lector lecciones y herramientas útiles para el análisis de las estructuras de poder que refuerzan y legitiman el control policial en su propio contexto nacional.

Pepe Tesoro

Vídeo-reseña de «Love, Death & Robots» (2021), Tim Miller y David Fincher

¡¡¡Pincha arriba para ver la review de «Love, Death & Robots»!!!

Nicolás Cabrera

Reseña de «Tierra, techo, trabajo» (Altamarea, 2021), Papa Francisco

Los discursos que podemos leer en este libro pueden ser entendidos cómo una llamada a la acción, un aterrizaje concreto que además no obedece a un orden vertical, sino que es fruto del debate dado por las organizaciones que integran el EMMP.

Pepe Tesoro

Vídeo-reseña de «Nomadland» (2020), Chloé Zhao

¡Pincha arriba para ver la review de 'Nomadland'!

Pol&Pop

Reseña de «Cuatro futuros» (Blackie Books, 2020), Peter Frase

Peter Frase se descubre como una especie de Erik Olin Wright futurista, construyendo distintos escenarios ideales marcados por la tecnología y la ecología como Apocalipsis y utopía.

Adrià Porta Caballé

Reseña de «Ernesto Laclau y Chantal Mouffe: populismo y hegemonía» (Gedisa, 2021), Antonio Gómez Villar

Una teoría tan sofisticada como la de Laclau bien necesitaba una introducción. Antonio Gómez Villar se propuso suturar esta brecha, tres años más tarde, con la publicación de «Ernesto Laclau i Chantal Mouffe: populisme i hegemonía» (Gedisa, Barcelona, 2018), una obra que encuentra un calculado equilibrio entre la divulgación y la información teórica.

Diego Parejo

Reseña de «El sueño de Gargantúa. Distancia y utopía liberal» (Akal, 2021), Antonio J. Antón

Si nos preocupa nuestro presente, si queremos plantear un horizonte alternativo al capitalista que nos lleva a la extinción, debemos tomar muy en cuenta las preguntas, explicaciones y enseñanzas que Antonio Antón nos ofrece a través del gigante Gargantúa.

Pol&Pop

Reseña de «Comunismo de lujo totalmente automatizado» (Antipersona, 2020), Aaron Bastani

Bastani presenta un escenario de crisis multidimensional que hoy se enfoca sobre todo desde la perspectiva de la escasez y la desigualdad y cuya propuesta hegemónica es aumentar los sacrificios para, en el mejor de los casos, vivir en un declive más suave.

Paula Moreno

Reseña de «La doble jornada. Familias trabajadoras y la revolución en el hogar» (Capitán Swing, 2021), Arlie Hochschild

En el estudio de Hochschild, su estimación sobre las horas empleadas por las mujeres entre trabajo productivo y reproductivo es de quince horas extras a la semana más que los hombres, lo que supone una doble jornada, en toda regla.

Diego Parejo

Reseña de «Después de lo trans» (La Caja Books, 2021), Elizabeth Duval

Estamos ante un ensayo impecable, que consigue hacer sencillo lo complejo, exponiendo y explicando términos que van desde la teoría psicoanalítica lacaniana hasta las multiplicidades de la teoría queer, pasando por la teoría feminista.

Javier Padilla

Reseña de «La emancipación de los cuerpos» (Akal, 2021), Marco Sanz

¿Qué es estar enfermo? ¿quién define la enfermedad? ¿cuáles son sus límites? ¿qué relación guarda la enfermedad con nuestro cuerpo? Estas son algunas de las preguntas que atraviesan el libro «La emancipación de los cuerpos».

Vicente Rubio-Pueyo

Reseña de «The Twittering Machine» (Akal, 2020), Richard Seymour

«The Twittering Machine» es un ensayo poderoso e inquietante, cuya lectura suscita como primera reacción en el lector (al menos en este lector) cerrar de inmediato todas y cada una de sus cuentas en redes.

Pepe Tesoro

Reseña de «Post-capitalist desire» (Repeater Books, 2020), Mark Fisher

En sus páginas no solo hay un Fisher diferente, hay uno de los mejores Fisher. El contenido del curso que Mark había diseñado tenía un objetivo claro: abandonar la vaguedad que parece rodear un término como “Post capitalismo”.

Daniel V. Guisado

Reseña de «España» (Lengua de Trapo, 2020), Santiago Alba Rico

¿Por qué se habla de Estado español y se rechazan los símbolos oficiales de España? ¿Por qué leemos tanto a Balzac o a Dickens y tan poco a Cervantes y Galdós? Santiago Alba Rico nos da algunas posibles respuestas en este libro.

Pablo Beas

Reseña de «K-Punk-Vol. 2.» (Caja Negra, 2020), Mark Fisher

Las preocupaciones del autor no son menos sugestivas: mapear los estados del malestar (depresión, solidaridad negativa, precariedad, melancolía) a partir de un cuidadoso examen de la cultura contemporánea.