Location
España
Calendar
January 10, 2024
Compartir
TwitterFacebook

Ola reaccionaria, racismo y hegemonía. Una introducción (coyuntural) a «Gobernar la crisis»

La obra de Stuart Hall siempre invita a realizar lecturas marcadas –de una forma que creo es profundamente gramsciana– como una praxis en la que los conceptos sólo pudieran en realidad existir y explicarse a través de su desenvolvimiento histórico y político.

Acaba de publicarse Gobernar la crisis. Los atracos, el Estado y «la ley y el orden», de Stuart Hall, Tony Jefferson, John Clark, Brian Roberts y Chas Critcher, en Traficantes de Sueños. Se trata de la primera traducción - en un excelente trabajo de Ana Useros - de Policing the Crisis. Mugging, the State and Law and Order, publicado originalmente en 1978 por Hall y sus colaboradores como un proyecto más - aunque especialmente crucial - de la trayectoria y producción del Centre of Contemporary Cultural Studies de Birmingham. 

En otro artículo reciente, publicado gracias a las compas de El Rumor de las Multitudes, intentaba ayudar a quien quiera acercarse al libro aportando algunas notas introductorias sobre el contexto original de publicación de Policing the Crisis, sobre la coyuntura histórica que le dió lugar y apuntando brevemente algunas líneas de lectura del libro que, entiendo, pueden ser especialmente fructíferas para conectar el trabajo de Hall y su equipo con nuestra coyuntura presente. 

Este uso insistente que hago de la palabra coyuntura no es casual. Fue precisamente aquel libro el que inauguraría el llamado «análisis coyuntural», posiblemente una de las aportaciones metodológicas y teóricas más importantes y características de la escuela de Birmingham, si bien, como han señalado importantes practicantes de los estudios culturales, como Larry Grossberg, se trata de un concepto que ha sido más practicado que propiamente teorizado, o incluso explicado con claridad. 

En cualquier caso, ciertamente parece que la obra de Stuart Hall, sin embargo, siempre invita a realizar lecturas de este tipo. Esto es, lecturas marcadas no tanto por la mirada filológica, destinadas a elucidar un significado original de un texto en su contexto inicial, sino –de una forma que creo es profundamente gramsciana– como una praxis en la que los conceptos sólo pudieran en realidad existir y explicarse a través de su desenvolvimiento histórico y político, tanto en el contexto original que los produjo, que les dio lugar entonces, como en el que los recibe ahora, e intenta volver a hacer uso de ellos. La validez de los conceptos teóricos no se mide por tanto nunca de acuerdo a su ajuste o coherencia internos y abstractos, sino mediante la potencia de sus usos, de sus efectos. Leemos siempre políticamente, para intentar entender el pasado políticamente, y para trabajar políticamente en el presente. Por otra parte, no es la primera vez que intento una lectura de este tipo de la obra de Stuart Hall. Hace unos años, en un dossier coordinado junto a mi compañero Fruela Fernández, traté de proponer algunos puntos en los que el trabajo del pensador jamaicano podía ayudarnos a entender algunas dimensiones y problemas de lo que una vez se llamó la “España del cambio”, sus tensiones internas, sus posibilidades. Más recientemente, como decía, apunté algunos hilos que conectan Gobernar la crisis con nuestro momento presente. 

Ahora, este texto que comparto aquí quisiera precisamente profundizar un poco más en esas conexiones entre Gobernar la crisis y nuestra coyuntura presente, así como pensar cómo algunas nociones teóricas de Hall pueden ayudarnos a comprender mejor nuestro presente, sus tensiones y posibilidades latentes. 

Para ello, es preciso referir, de manera hiperbreve, de que trata Gobernar la crisis. Publicado en 1978, Gobernar la crisis tenía como objeto de estudio inicial una supuesta ola de atracos callejeros surgida a mediados de los 70 en centros urbanos de toda Gran Bretaña. Lo que Hall y su equipo identificaron es que esa supuesta ola de criminalidad era en realidad un fenómeno producido mediante la interacción de diferentes aparatos estatales, represivos e ideológicos: figuras criminales racializadas (el mugger, el atracador, el «mangui»  o mangante) creadas por la policía; pánicos morales inducidos socialmente por la prensa; y penas ejemplarizantes impuestas por las instituciones judiciales. A partir de ahí, lo que Hall y sus colaboradores vieron es que, más allá de esos casos y esas condenas, el problema condensaba la ruptura de los consensos sociales, políticos e ideológicos que sostenían el estado del bienestar laborista del «Espíritu del 45». En otras palabras: estaban identificando el thatcherismo antes de Thatcher, el clima social e ideológico que muy poco después Thatcher articularía políticamente. Con los resultados que todos conocemos: el nacimiento del neoliberalismo como proyecto político hegemónico. 

Gobernar la crisis y nuestra coyuntura.

A veces la textura de las coyunturas históricas se deja ver en pequeñas coincidencias cotidianas, detalles que vivimos como fruto de la casualidad. Un azar conecta la lectura singular de un lector con acontecimientos y procesos históricos, abriendo ángulos de lectura no vislumbrados inicialmente. La primera lectura de Policing the Crisis por este lector singular tuvo lugar en los meses de diciembre de 2019 y enero de 2020. Lo recuerdo bien porque durante aquellas mismas semanas en que transcurría mi lectura las noticias en España estaban saturadas por dos acontecimientos o cuestiones políticas y sociales muy diferentes entre sí.  Sin duda las recordarán: una eran los debates parlamentarios para la conformación del gobierno de coalición en el Congreso de los diputados. La otra eran las polémicas, los bulos y los ataques a centros de acogida para los denominados «menores extranjeros no acompañados», jaleados por la prensa y por redes convertidas ambas en altavoz de discursos racistas, alarmistas y criminalizadores.

La casualidad que en aquel diciembre de 2019 acompañaba mi lectura de Policing the Crisis con aquellos acontecimientos me hizo pensar. Por un lado, estaba la claridad con que los discursos de la extrema derecha, amplificados por los medios, y la criminalización sistemática de aquellos menores, intentaban construir un «pánico moral» de manual, del tipo que Hall y sus colaboradores explican en profundidad en el libro. Por otro lado, estaba la configuración, por vez primera en España, de un gobierno de coalición progresista, en medio de muchas tensiones, recibido con manifiesta hostilidad por las tres derechas entonces existentes en el arco parlamentario español, y sustentado en un precario equilibrio de alianzas y compromisos. Si Policing the Crisis es un libro fundamental para repensar el concepto de hegemonía, sus múltiples dimensiones y ángulos, sus niveles y torsiones y modos de funcionamiento, su operatividad y efectividad mismas, aquella situación social y política en España nos ofrecía dos ejemplos de lo que podríamos entender como dos extremos en toda construcción o cadena hegemónica: el enraizamiento en lo social, en la construcción de percepciones y discursos que se vinculan y explican lo cotidiano, por un lado, y su articulación política institucional, en mayorías parlamentarias, y en proyectos de gobierno y visiones de todo un país, por otro. En medio, por supuesto, existen muchas otras dimensiones, igualmente importantes (si no, la cadena se rompería). Pero esos dos extremos nos dicen algo de esa necesidad de la construcción hegemónica, y de sus lógicas, internas y externas.

A partir de aquí, quisiera centrarme en algunas cuestiones de la coyuntura política española presente por las que creo que Gobernar la crisis es un libro enormemente relevante y útil aquí –en España– y ahora, a finales de 2023. Trataré de presentar estos aspectos de nuestra coyuntura presente de una forma ordenada, que abordará primero el análisis de algunos de los múltiples elementos que componen lo que se ha venido describiendo como ola reaccionaria: la interconexión entre aparatos policiales, judiciales y mediáticos; el rol de VOX y los post-fascismos como síntomas de un cierre de régimen; entre otros. Después continuaré con algunas consideraciones más enfocadas en diferentes dimensiones de las luchas antirracistas. Por último, concluiré con algunas reflexiones breves sobre los últimos desarrollos políticos, que llegan a estas últimas semanas del otoño de 2023,  volviendo sobre el concepto de hegemonía y de coyuntura que Hall, Jefferson, Clark, Roberts y Critcher elaboraron en Gobernar la crisis

Poderes, lawfare y «cloacas»

Gobernar la crisis comenzaba enfocándose en la conexión entre el aparato policial, judicial y mediático: las condenas a jóvenes racializados que habían participado en crímenes de asalto y pequeños robos empezaban a ser cada vez más severas, superando con mucho las penas hasta entonces habituales. Había un creciente ambiente de alarmismo y miedo, animado por la prensa escrita y por la televisión, que criminalizaba a estos jóvenes y a sus comunidades de origen. Además, estas condenas judiciales y discursos mediáticos se acompañaban de presencia policial creciente y de actuaciones basadas en esa sospecha y criminalización previas.

Podemos encontrar sin duda muchísimos paralelos con la España de los últimos años. Sin duda, el caso ya mencionado de los menores extranjeros no acompañados era un ejemplo especialmente intenso de una dinámica siempre presente de campañas de criminalización de migrantes, constantes bulos y marcos de interpretación estimulados por partidos y organizaciones de extrema derecha, y replicados acrítica –cuando no activa y conscientemente– por muchos medios de comunicación. 

Además, podemos observar esta conexión entre aparatos en muchos otros episodios y niveles políticos. Está el aumento del poder y presencia policial en muchas ciudades y calles desde la aprobación en 2015 por PP y PSOE de la Ley Mordaza. Además de la notable limitación del derecho a la protesta y al uso político y ciudadano de la calle y los espacios públicos, objetivo inicial declarado de la ley, esta ha generado otros muchos efectos, como el aumento en el acoso a personas racializadas y migrantes y la criminalización de militantes sociales y políticos, como los activistas de vivienda, y de los movimientos antirracistas.

Por otra parte, estos últimos años han dejado clara la connivencia entre sectores policiales y medios de comunicación, patente en los documentos del ex-comisario Villarejo. Esa conexión directa y concreta ha nutrido además la persecución y criminalización sistemática, sostenida policial, mediática y judicialmente (aunque nunca haya podido traducirse en las condenas que sus instigadores buscaban) de Podemos y de sus principales figuras de liderazgo, así como un clima de acoso social y mediático como el sufrido por Pablo Iglesias e Irene Montero, pero también otros casos como Alberto Rodríguez e Isa Serra, entre muchos otros miembros de Podemos, o de otras figuras importantes de los municipalismos, desde la fabricación del llamado «caso de los titiriteros» en Madrid, a la persecución, bajo diferentes pretextos judiciales, a miembros del ayuntamiento madrileño como Guillermo Zapata, Celia Mayer, Carlos Sánchez Mato y Ana Varela; o las demandas contra Ada Colau y miembros del consistorio en Barcelona. Todos estos, no obstante, y como indicaba más arriba, son simplemente los casos más conocidos entre muchísimos otros enmarcados en una creciente presión policial sobre movimientos sociales y políticos, como muestran las tácticas de infiltración policial en colectivos

Más allá y más acá de lo innumerable de los casos concretos, esta tendencia a la judicialización de toda cuestión política desde la derecha y diferentes grupos de poder ha sido una constante a lo largo de los últimos años. El caso más importante es sin duda el del tratamiento de todo el conflicto político e institucional derivado del proceso independentista en Cataluña patente ahora, además en todo el juicio e itinerario judicial dejado atrás, por la hostilidad con que órganos y asociaciones judiciales recibieron –antes incluso de haber podido leerla– la Ley de Amnistía en noviembre de 2023. Pero también el bloqueo conservador a la renovación del Consejo General del Poder Judicial, resistida en nombre de una supuesta preocupación por la separación e independencia de los poderes del estado. Se trata sin duda de diversas formas de lawfare, por usar un término preciso y de uso común en todo el mundo que los conservadores estamentos del poder judicial español parecen haber descubierto escandalizados sólo en estas últimas semanas. El lawfare no es otra cosa que la forma en que la defensa de la sacrosanta separación de poderes supuestamente consustancial a la institucionalidad liberal y democrática es usada como pretexto para el bloqueo sistemático de reformas y transformaciones, la defensa de intereses de privilegiadas minorías económicas, y para la neutralización de figuras políticas ajenas u hostiles a esas elites. Cuando no, también, para urdir climas de rechazo y desestabilización institucional mediante la instrumentalización de la supuesta neutralidad fría, desapasionada y técnica –«la justicia es ciega»– del poder judicial. 

Gobernar la crisis puede ayudarnos a entender la importancia e interconexión de algunas de estas cuestiones. En primer lugar, para abordar, por ejemplo, el conjunto de connivencias entre sectores policiales, mediáticos y judiciales que habitualmente se han conceptualizado como «las cloacas». Y para ofrecer en ese sentido una explicación algo más ambiciosa en términos no solo conceptuales, sino políticos e ideológicos, como un problema más amplio de horizonte político. La explicación de las cloacas, habitualmente promovida desde Podemos, siendo absolutamente cierta, tiene dos problemas fundamentales. El primero es una tendencia a la personalización, tanto de los actores que componen ese circuito de las cloacas, como de quienes sufren su acoso. Quiero que se me entienda bien: esa personalización es en buena medida inevitable, y está, además, totalmente justificada y es perfectamente comprensible. Una pregunta que puede plantearse, sin embargo, es si esa posición de denuncia constante es la más capaz de movilizar políticamente, de convocar los afectos políticos más constructivos para ampliar la capacidad hegemónica de la izquierda. Sin duda la denuncia es imprescindible. Pero me pregunto si centrarse en verdugos y víctimas individuales no impide a mucha gente comprender el problema más allá de un «ajuste de cuentas», una «venganza» personal de la cúpula de Podemos, y no como un ángulo importante del necesario ataque y crítica al Régimen del 78, a una democracia española todavía inacabada y con profundos déficits democráticos. De nuevo, tampoco digo que la personalización esté en sí misma exenta de virtudes: da un rostro, unos protagonistas al conflicto. Y eso también ayuda a entenderlo. 

El segundo problema es que esa posición de denuncia, a la defensiva, como digo absolutamente necesaria y comprensible, impide a menudo la enunciación de alternativas, la construcción de una mirada con más capacidad hegemonizante, al menos potencialmente. Es cierto que ya no estamos en 2015, y tanto en España como en muchos lugares ha pasado el momento de apertura que posibilitaba la redefinición de contornos, los realineamientos (aquello que se llamó «la transversalidad»), y nos encontramos en un momento de bloques aparentemente impermeables. Pero creo que renunciar a la búsqueda de esos realineamientos tampoco es una solución. A lo que Gobernar la crisis nos ayuda es a ver el problema de las conexiones entre aparatos no solo como una conspiración (cierta) hacia un actor político concreto (y más allá de ese actor, a multitud de causas, movimientos, activistas más desconocidos), sino a ver esas conexiones como parte de una secuencia de cierre de estado, de un caminar lento pero diría que decidido, hacia otra forma de estado menos democrático. 

VOX y los post-fascismos como síntoma

En la explicación de esa secuencia podemos encontrar otra de las grandes enseñanzas de Hall y sus colaboradores. Esto es, cómo Gobernar la crisis puede ayudarnos a construir otra explicación de los actuales post-fascismos, del auge de las extremas derechas en todo el mundo en general, pero también de algunos aspectos en el caso español en particular. O al menos a introducir algunos matices importantes. Sin duda el debate en torno a los nuevos fascismos, post-fascismos, derechas radicales, extremas derechas, trumpismo, bolsonarismo, etc. (consigno simplemente los términos) ha desarrollado muchos matices y complejidades conceptuales, además de observar las diferentes determinaciones y declinaciones concretas de cada realidad. Sin embargo, creo que, en líneas generales, y obviamente con muchas excepciones, sigue predominando, de manera a veces más inconsciente que consciente, una consideración del fascismo muy anclada en una visión de fondo liberal, y centrista, a veces incluso en analistas de izquierdas. Esta visión consistiría en  explicar la emergencia fascista siempre como aberración externa al sistema político. Esta explicación contiene una implicación obvia: la institucionalidad democrática liberal estaría pues en origen libre de mancha, previamente a la emergencia fascista, a una irrupción fascista posterior y externa al sistema liberal. Por supuesto, en España cualquier analista de izquierda y de centro izquierda no dudaría en señalar las limitaciones de la Transición, las herencias del franquismo y otras causas similares para apuntar a lo que sería un carácter imperfecto, insuficientemente democrático, del sistema político español. Sin duda. Eso conduciría, en el caso español, a un razonamiento bastante extendido en el imaginario progresista, una suerte de derivado de las ideologías de la modernización, que tendería a ver el problema a través del prisma de la sempiterna excepcionalidad española, su lejanía con una modernidad europea supuestamente canónica, normal. Por otro lado, este tipo de narrativa tiende a combinarse con otra figura, que es la del fascismo como simple y eterno retorno del franquismo: debido a las limitaciones de la transición, una esencia o residuo franquista habría quedado para siempre enquistada en el sistema político, en los aparatos de estado, en la sociedad española (el llamado «franquismo sociológico») y habría estado siempre ahí, bien contenida dentro del PP, bien ya abierta y desatada con la aparición de VOX. Así, el post-fascismo que VOX representa no sería sino el simple retorno nostálgico del residuo franquista. 

Sin negar los numerosos elementos de verdad de estas narrativas, es importante sin embargo señalar lo que dejan fuera. El problema es que esa imperfección democrática no es únicamente una falta congénita específica de la democracia española. Se trata en realidad de un peligro subyacente a toda democracia liberal, a todo sistema democrático sustentado en un estado que en su configuración continúa severamente determinado y controlado en términos de clase, de bloques de poder. Los fascismos, tanto los históricos como los presentes, nunca fueron ni son aberraciones monstruosas surgidas desde los márgenes del sistema, sino consecuencias e instrumentos del sistema mismo. La institucionalidad burguesa, el capitalismo monopolista y la resaca del saqueo colonial generaron el fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán como salida a su crisis de entreguerras en los años veinte y treinta del pasado siglo. Y es la descomposición del proyecto neoliberal la que alumbra ahora estos nuevos post-fascismos como su prolongación grotesca y zombie, sí, pero también históricamente necesaria. 

En ese sentido, es interesante notar una enorme ausencia. Durante los últimos años hemos asistido a la proliferación, en diferentes contextos, de importantes debates en torno al carácter, genealogía, composición y programática de los nuevos fascismos y extremas derechas. Lo que en Estados Unidos, por ejemplo, se ha denominado como «The Fascism Debate» ha oscilado entre la necesaria urgencia de una discusión política y el interés de una deliberación conceptual, teórica e historiográfica, pero también la caída a menudo en un mero litigio terminológico, donde el debate se reducía a elucidar la completa equivalencia o no de experiencias contemporáneas con los fascismos históricos, como si fuera a menudo más importante catalogar un fenómeno político como fascista o no, en vez de pensar en qué medida catalogarlo de una manera u otra nos ayudaba, o no, a combatirlo políticamente. Todo ello, sin embargo, ha traído consigo una importante recuperación y replanteamiento de muchas fuentes historiográficas, referencias teóricas y conceptuales de muy diverso signo. Sin embargo, si hay una ausencia especialmente significativa –por los aspectos que hemos venido señalando– es la de la obra de Nicos Poulantzas. 

Siguiendo en parte a Poulantzas, Hall y sus colaboradores dedican en Policing the Crisis algunos capítulos a la revisión de los debates marxistas en torno al estado. introduciendo importantes matizaciones para no caer en la concepción marxista más clásica, puramente instrumental, del Estado, y para complejizar el carácter ciertamente de clase, pero no determinista, del mismo. Esto puede ser de gran ayuda para consignar algo de lo que estoy seguro todes somos conscientes, pero que no termino de ver enunciado e incorporado plenamente a nuestros discursos y narrativas políticas. A saber: que la emergencia de VOX, en España, no se explica, como decía, como aberración externa al sistema, ni como herencia o residuo nostálgico franquista. O al menos, no únicamente. 

VOX se explica, fundamentalmente, a través de dos factores. Primero, por su carácter de síntoma de un cierre de régimen. Un cierre que puede adoptar diferentes formas de acuerdo a la correlación de fuerzas existente y al impacto de factores y acontecimientos sin duda variables. Pero en cualquiera de sus posibles variantes, la presencia de VOX garantizaría un giro gradual hacia una versión más derechizada, e incluso protoautoritaria, del Régimen del ‘78. Bien como acompañante y socio de gobierno de un PP radicalizado –tanto en ayuntamientos como comunidades autónomas, como el gobierno nacional– bien como instrumento –eventualmente descartable– de esa propia radicalización. De hecho, esta última opción ya ha sido realizada en los últimos años: VOX ya ha cumplido la función de reconfigurar todo el campo de la derecha, arrastrando a Ciudadanos hasta su pérdida de sentido y desaparición, y alimentando o estimulando a los sectores más reaccionarios, pero a su modo más dinámicos del PP y su entorno: Ayuso, Álvarez de Toledo, FAES, Aznar. Sea cual sea el resultado final, lo importante es señalar que VOX es funcional a cualquiera de esas salidas: si no existiera, tendrían que inventarlo. 

Y un segundo factor: que, por encima y por debajo del nivel aparente de la política de partidos, VOX es síntoma y respuesta de otras dinámicas en curso. Por un lado, respuesta a una fragmentación del bloque de poder. Lo vemos en lo político, pero también en lo económico, por los apoyos a VOX de sectores del gran capital español. Por otro, porque VOX se convierte en el vehículo de articulación política que encuentran sectores de diferentes aparatos de estado para adoptar una posición defensiva frente a lo que perciben como diferentes desafíos (territoriales, constitucionales, políticos de todo tipo, entrada de cuerpos extraños en el estado). En el caso de una fuerza de extrema derecha, es fácil asumir que el ejército y la policía se sentirán próximos. Pero también el aparato judicial. Todo ello alimentado, desde «afuera» del estado, por medios de comunicación afines.

Una última dinámica, más social, de la cristalización fascista, y presente también en nuestra coyuntura presente, es la que funciona a través de la capilaridad social que abre el pánico moral, también estudiado, como hemos apuntado, en Gobernar la crisis. El pánico moral sirve para territorializar y concretar los conflictos en contextos concretos (la vida cotidiana, los barrios, los vecindarios, las ciudades), modular percepciones de lo cotidiano, proveer de un lenguaje para describirlo y de tal manera terminar por redefinir consensos. Así, si ya hemos señalado, y profundizaremos a continuación, la habitual dinámica de bulos y criminalización de personas racializadas, en España es significativo también la construcción de la figura del okupa, que concreta así los miedos de una clase media propietaria, a la vez que genera oportunidades para nuevas formas de escuadrismo fascista, como el caso de Desokupa y grupos similares. Si Gobernar la crisis, en uno de sus pasajes definitorios, declaraba que en Reino Unido, a mediados de los setenta, había llegado «la hora del atracador», en nuestro contexto parecería haber llegado «la hora del okupa» como figura que concentra los miedos, proyecciones y ansiedades de las crisis de las clases medias españolas y de la «democracia de propietarios», por citar el importante y útil libro reciente de Pablo Carmona.

Las políticas del racismo

Otro bloque de cuestiones para el que la lectura de Gobernar la crisis puede ser tremendamente útil es obviamente el relativo al racismo y a sus diferentes formas policiales, políticas, institucionales e ideológicas. Además de la importancia que tiene por ser el primer libro que, en la trayectoria del CCCS de Birmingham, tomaba la raza como objeto y ángulo de análisis fundamental, lo que Gobernar la crisis nos permite ahora es retomar una comprensión política del racismo que, si bien resulta en realidad evidente y básica, ha quedado seguramente oculta tras muchos malentendidos y lecturas de mala fe en los últimos años. 

Hay algo en lo que coinciden tanto las políticas de la identidad en su versión más neoliberal, como sus supuestos críticos pseudo-obreristas o pseudo-materialistas, y es en considerar el racismo como una cuestión a grandes rasgos eminentemente individual. Para los discursos de un cierto antirracismo corporativo y publicitario, el racismo se compone principalmente obstáculos injustos que impiden el éxito individual y que, por tanto, se combaten premiando-cooptando aquellos individuos capaces de superar, de sobreponerse heróicamente a esos obstáculos, «demostrando» así su valía (¿a quién?). Para posiciones pseudo-materialistas propias de una cierta izquierda reaccionaria sintomáticamente muy presente en estos últimos años, las luchas antirracistas se reducirían a cuestiones «inmateriales», «meramente simbólicas», o apenas a ciertas normas de cortesía superficial, de los lenguajes «políticamente correctos» impuestos por la supuesta «ideología woke» y la «cultura de la cancelación». 

Gobernar la crisis nos ayuda a recuperar una visión política del racismo –y de las luchas antirracistas que le responden y combaten– como problema estructural y hegemónico. Y esto, aunque pueda sonar como algo muy abstracto, teórico o general, no lo es, sino todo lo contrario. Por supuesto, las múltiples manifestaciones y efectos del racismo, y las agresiones y muertes, dolorosas, materiales y concretas, que produce afectan sobre todo a personas racializadas concretas, no a una vaga y genérica estructura. Pero todas esas violencias componen también una cuestión estructural, que afecta a toda la formación social, y con ella, a todas los sujetos que viven en ella. No solo en el sentido de que existen racismos institucionales, económicos, sociales, políticos, históricos, y de todo tipo insertos en las propias estructuras y prácticas de toda formación social. Sino también porque los discursos y prácticas que se convocan alrededor de la cuestión de la raza son a su vez no solo estructurales, sino estructurantes de la realidad social y política. Son elementos que sirven para construir y destruir consensos sociales. Y a partir de ahí, de generar ideas de nación, de pertenencia, líneas de exclusión que definen quién está dentro, quién queda fuera de la comunidad política, y con ella de la ciudadanía, de los derechos sociales, de las instituciones y servicios. 

Veamos un ejemplo del propio contexto original del libro. Como apuntaba antes, Gobernar la crisis es un libro que logra intuir y describir el thatcherismo antes de Thatcher, hablándonos de las dinámicas jurídicas, mediáticas, policiales que generarán los pánicos morales alrededor de los atracos callejeros supuestamente realizados por jóvenes racializados. Sólo un año después de la publicación de Policing the crisis, en 1978 Thatcher llegará al gobierno y construirá su larga y efectiva hegemonía sobre su famoso discurso de «Las dos naciones», en donde confrontaba la nación de pequeños propietarios, empresarios, consumidores, contribuyentes, cabezas de familia, auténticos británicos (léase, blancos) a la otra nación de los pobres, los marginales, los vagos, los disidentes, las familias desestructuradas, los perdedores, los asistidos por el estado, los subvencionados (el subtexto: los negros, los migrantes, los caribeños, los otros). A partir de esa ola de criminalización, de la reacción racista contra aquellos jóvenes, los discursos de ley y orden comienzan a alimentar una ofensiva también en el mundo del trabajo (y la represión sistemática de huelgas, protestas, sindicatos) y una paulatina transformación del estado hacia una forma excepcional. Así, Thatcher comenzaría a incluir también a los mineros, a los obreros, a los colectivos LGTBQ+. Esto es, toda persona y colectivo que estorbara en la ineludible modernización económica neoliberal y en la revolución conservadora, en el nuevo mundo estructurado alrededor del mercado y la familia. Un caso similar puede encontrarse en Francia, donde desde hace ya décadas el significado del republicanismo y la laïcité franceses parece jugarse fundamentalmente en las polémicas alrededor del llamado “velo” (que no es tal) o la disciplina escolar con niños y jóvenes racializados en una escuela pública en crisis por los recortes. Líneas de carácter religioso o cultural pueden servir para delimitar la pertenencia, la ciudadanía, la adecuación a los valores supuestamente propios de una sociedad.

Una vez que se traza esa línea, esta puede volver a redibujarse para dejar más y más realidades fuera. Como sabemos, nadie estaba entonces, ni está ahora, a salvo. No hay «salarios de la blanquitud», como explicaba Du Bois que garanticen la salvación, la protección, en un sistema neoliberal que opera a través de su propia descomposición. Esta larga descomposición neoliberal, sin embargo, genera a su vez un contexto de profunda fragmentación y atomización de fuerzas, de deseo de identidades monolíticas, idealizadas y esencializadas. Por ellas me refiero no a las que suelen considerarse bajo el paraguas de las llamadas «políticas de identidad», sino precisamente a las identidades blancas, europeas, masculinas, transexclusionarias, síntomas de un deseo de seguridad y solidez perdidas en un presente confuso y un futuro incierto, de una comprensible necesidad de control y soberanía, pero que equivocan su objetivo y antagonistas. Es por eso que leer Gobernar la crisis puede ayudarnos a ver la imbricación material, concreta, interseccional, de tantas luchas. Y la posibilidad de generar coaliciones para construirlas. 

En ese contexto de descomposición, es preciso volver al papel de la policía y de los aparatos represivos del estado. A pesar de la ola de cuestionamiento de la policía que han traído en todo el mundo movimientos como Black Lives Matter o Defund The Police en los últimos años, hay un  inconsciente policial que sigue operando socialmente y que llega incluso a fuerzas progresistas. Una suerte de atomismo liberal que presenta a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, o al ejército,  como agentes cuyos miembros seguramente son individualmente conservadores o reaccionarios, pero que como cuerpos e instituciones funcionan de manera fundamentalmente neutral, obediente a la institucionalidad democrática. Sin negar que como en cualquier organización o grupo humano, los cuerpos policiales no son realidades absolutamente monolíticas, y pueden contener una cierta diversidad y contradicciones internas, fenómenos como el auge de agrupaciones y sindicatos policiales como Jusapol o Jupol, y sobre todo, la relevancia que han adquirido en los últimos años deberían hacernos pensar en la relevancia de la policía como actor social y político con presencia y agencia propias. Es algo que ha ocurrido en Estados Unidos, donde los cuerpos policiales, como NYPD en Nueva York, adquieren una entidad propia como actores políticos en la ciudad. Es un problema más que debe hacernos pensar en la derogación de la ya mencionada Ley Mordaza, malograda en la pasada legislatura, como una prioridad absoluta para el periodo político que empieza. Y hacerlo no sólo por la justicia misma del ejercicio de libertades civiles básicas en una democracia, sino porque todo poder, todo reforzamiento otorgado a la policía, opera en realidad contra la democracia. Gobernar la crisis nos recuerda que la securitización, la criminalización y el reforzamiento fronterizo son parte constitutiva de la génesis del neoliberalismo como proyecto económico, social y político. El neoliberalismo nunca consistió en un abandono del estado, sino en una redefinición y reducción a sus funciones represivas a costa de los derechos sociales, para dejar las manos libres al mercado, y controlar y reprimir sus descontentos. Cada agente de policía, cada coche patrulla, cada comisaría, cada valla fronteriza es una enfermera menos, una máquina de escáner médico menos, un hospital, un centro de salud o una escuela primaria menos. 

Hegemonía y coyuntura

Todo esto nos conduce a la última reflexión que quería compartir, y que trata sobre la forma en que Hall y sus colaboradores en Gobernar la crisis nos ayudan a entender, de una forma práctica y concreta, los funcionamientos de la hegemonía. Esto es, no como abstracción o construcción teórica flotante, o como gran discurso, o como mera prestidigitación de la comunicación política, sino como verdadera argamasa de los sentidos sociales, la fuerza de lo discursivo en su sentido más exacto y riguroso (discurso como formación de sentido, condición de legibilidad social). La lenta, constante, cotidiana decantación de un complejo y multifacético relato capaz de operar simultáneamente a muchos niveles.

Las construcciones hegemónicas, como sabemos desde Gramsci, no funcionan por mera autoridad ni por pura coerción, sino porque proveen sentidos que convencen a grandes sectores de la población, que conquistan su consentimiento. Pero para hacerlo, no pueden funcionar únicamente como enormes y flotantes relatos de país, sino precisamente conectando y articulando percepciones, valores, imágenes cotidianas con niveles incrementalmente más amplios y complejos. En otras palabras, la hegemonía se construye conectando lo micro y lo macro. En el contexto británico de los setenta, lo que se genera a  partir de una serie de atracos es la extracción de unos diagnósticos sociales. Esos diagnósticos sociales movilizan diferentes ideas de lo legal e ilegal, lo justo e injusto, la moralidad social, criminal y familiar. Valores y formaciones discursivas e ideológicas que filtran y procesan diagnósticos sociales y los integran en los relatos y autopercepciones que una formación social tiene de sí misma, sus ideas de pertenencia, comunidad (la britishness o britanidad, a menudo usado como dog whistle de la blanquitud). Y a partir de ahí empiezan a movilizarse y formularse más y más cuestiones: «¿Por qué barrios donde ocurren estos atracos y donde viven los jóvenes criminales y sus familias merecen recibir ayudas sociales?» «¿Por qué, de hecho, es necesario mantener esos servicios sociales, si sus receptores son vagos y criminales, y esos servicios son ineficientes?» «¿Por qué los servicios sociales deben mantenerse para atender a gente que no es como nosotros?» En esas preguntas comienza el thatcherismo.

En esta cadena vertical, esta construcción y reproducción y actualización constante de la hegemonía, de arriba abajo y de abajo a arriba, los pánicos morales son una herramienta fundamental. Gobernar la crisis nos recuerda así también el papel primordial que los pánicos morales, junto a la ya mencionada securitización, tienen en este momento fundacional del neoliberalismo. Y que creo que podemos vincular a otra táctica surgida en el mismo momento, y también desde el lado reaccionario y ahora plenamente actual: las guerras culturales.

Empezaba estas páginas recordando mi primera lectura de Policing the Crisis cuando se iniciaba, en 2019, la legislatura del primer gobierno de coalición progresista en España. Cierro ahora estas páginas cuando se está iniciando la segunda legislatura de ese gobierno, después de largas negociaciones para la investidura parlamentaria de Sánchez como presidente, la presentación de la Ley de Amnistía, y en medio de la materialización callejera y concreta de la ola reaccionaria que hemos diseccionado en forma de estridentes protestas frente a la sede del PSOE en Ferraz (aunque secundadas, es preciso recordar, por más discretas pero numéricamente notables movilizaciones en muchas grandes ciudades del país). Por eso quizás esté bien cerrar con una última consideración acerca del concepto de coyuntura tal y como lo entendían Hall y sus colaboradores. 

Por formularlo de forma muy breve y simplificadora podríamos decir que el análisis coyuntural de Hall y la escuela de Birmingham tiene una dimensión sincrónica y otra diacrónica. La dimensión sincrónica consistiría en analizar la formación social como un todo dividido no obstante en diferentes dimensiones o instancias relativamente autónomas: lo económico, lo político, lo social, y entre todas ellas, la especificidad de lo cultural y lo ideológico que es de hecho la que da sentido a los estudios culturales como proyecto. La dimensión diacrónica permite ver cómo estas diferentes instancias, en su autonomía relativa, se desenvuelven históricamente a través de problemáticas y temporalidades propias, pero sin embargo entrelazadas unas con otras. Históricamente, estas diferentes temporalidades se acompasan parcialmente (nunca hay una «armonía» absoluta) en forma de settlements, de consensos amplios que dan lugar a períodos de relativa estabilidad. Sin embargo, cuando numerosas tensiones y contradicciones se acumulan en una o varias de esas temporalidades, se abre lo que Althusser denominaba como una «unidad ruptural», que deshace el settlement previo y arroja a la formación social a una situación de crisis, de duración indefinida –pueden ser meses, años, décadas– y que sólo será «resuelta» (una resolución total no existe, sólo puede ser parcial y provisional) con un nuevo settlement, un nuevo acuerdo. 

Es fácil ver cómo este marco puede aplicarse a la historia española reciente. La democracia española se funda en los consensos, el settlement de 1978. Esto es, en sentido amplio, no sólo la Constitución, sino también los Pactos de la Moncloa y otros acuerdos sociales, políticos y territoriales, que se consolidan a lo largo de los 80 y 90 mediante la hegemonía del PSOE primero, y la alternancia del PP después. Pero a partir de 2008 aquellos acuerdos entraron en crisis. Primero una crisis económica por las consecuencias del crack de 2008 y su impacto en la economía española, inicialmente en los sectores inmobiliario y turístico, y que luego repercutirá en muchos otros con la consiguiente escalada meteórica del desempleo. Luego social por los dramáticos efectos de las políticas de austeridad. Más tarde política e institucional por la pérdida de legitimidad de los grandes partidos, los casos de corrupción que llegan hasta la monarquía, y la crisis de representación. Y a largo plazo se trata de una crisis ideológica y cultural profunda que afecta a los sentidos compartidos, a los proyectos como sociedad y país, a los relatos que estructuran la identificación con la sociedad, las aspiraciones personales, familiares, colectivas dentro de una misma sociedad. Lo que se abre tras 2008 –o, si se quiere, 2011– es un largo interregno del que todavía no hemos salido. Un largo interregno durante el cual, y para cuya salida, han emergido diferentes propuestas. Primero la que el 15M, y que en su traducción político-institucional representaron Podemos y los municipalismos, en clave progresista y transformadora. Más tarde, en clave reaccionaria, a través de VOX y de la reconfiguración que opera en todo el campo de la derecha. Entre unas propuestas y otras, el PSOE de Sanchez permaneció boyando indefinido, hasta erigirse como alternativa gubernamental, primero a través de la moción de censura a Rajoy en junio de 2018, y después con los resultados electorales de 2019 y ahora, en julio de 2023. Como señalé en un análisis de las elecciones de julio de 2023 en Jacobin América Latina, la figura de Sánchez, en este contexto todavía abierto e incierto, puede tal vez entenderse como la de un «vanishing mediator», un posible mediador evanescente (aunque su evanescencia es algo por ver, obviamente) capaz de conducir este interregno hacia, si no un nuevo settlement, una nueva coyuntura marcada por la aceptación de una realidad plurinacional, y por la presencia en el gobierno de una izquierda importante a la izquierda del PSOE. Algo que sin duda comporta contradicciones, y tiene que comportar necesarias tensiones internas al gobierno. En relación con todo lo que venimos hablando, uno de los grandes nudos de la próxima legislatura va a jugarse alrededor de la figura del ministro de interior Grande Marlaska.   

Depende de las gentes de izquierdas, tanto dentro como fuera de partidos e instituciones, saber cómo usar este momento en direcciones políticamente fructíferas, generando proyectos políticos capaces de ampliar las bases de las fuerzas transformadoras, sí, pero fundamentados y nutridos en otras prácticas de vida cotidiana, de barrios, ciudades y pueblos; en unos movimientos sociales activos y fuertes, en tejidos sociales y culturales plurales y propositivos. Y entre todes, ser capaces de articular nuevos sentidos comunes, nuevas conexiones entre grandes narrativas colectivas e históricas y realidades concretas y cotidianas. 

1 El paralelo con términos contemporáneos en la España de los 70 y 80, como «mangui» (o incluso los más racializados, como «quinqui»), nos invita a entender la dimensión europe, los paralelos –con sus evidentes diferencias, por supuesto– de aquella coyuntura de emergencia del neoliberalismo que Policing the crisis analizaba en su vertiente británica. Se estaba produciendo una transformación laboral y urbana profunda, con procesos de desclasamiento y marginación de sectores importantes de población, para cuyo control (Foucault) se generaban nuevos tipos delictivos, y donde la frontera de la integración se marcaba racialmente. Otro caso con rasgos similares es Italia, con los efectos sociales y políticos de la aparición de lo que los operaístas llamaron obrero-masa y cuyo grueso se componía principalmente de jóvenes migrantes del sur de Italia llegados a las grandes ciudades industriales del norte. Ver Nanni Ballestrini y Primo Moroni, La horda de oro. La gran ola revolucionaria y creativa política y existencial (1968-1977). Traficantes de Sueños. Obviamente en cada lugar se dieron procesos de politización diferentes, contextos sociales y políticos diversos, pero pensar en los paralelos estructurales en cada país es iluminador para entender la coyuntura económica, laboral, social, política, cultural e ideológica general.

La mutación necro-liberal

Jorge Moruno

España
January 9, 2023

El necro-liberalismo asume de forma explícita y obscena la imposibilidad de conjugar el mantenimiento de la vida con el mantenimiento del orden político y económico, de ahí que se caracterice por hacer gala y enarbolar sin complejo alguno la bandera del desprecio a la vida.

La utopía y sus límites

Diego Parejo

España
April 26, 2022

La distopía nos avanza el infierno, pero... ¿qué ocurre cuando ya estamos en el infierno? ¿No es acaso el capitalismo de plataformas el infierno para sujetos precarios proletarizados, generalmente mujeres, disidencias sexuales y migrantes?

Queremos la belleza, no las sobras

Diego Parejo

España
October 25, 2022

La camaradería es el resultado de la solidaridad, del compromiso y de la disciplina. Es una práctica compleja, en la que se fracasa una vez para levantarse y fracasar mejor. A veces puede ser asfixiante, pero la mayor parte de las veces es liberadora. Somos nosotres en un sentido colectivo.

Entrevista con Nico Poulantzas

Manuel Romero

Reino Unido
May 31, 2020

Esta entrevista fue realizada por Stuart Hall y Alan Hunt y publicada originalmente en Marxism Today en julio de 1979.

Derecho a vivir bien: alimentación

Jorge Moruno

España
June 21, 2021

La pregunta que tenemos que hacernos es si preferimos vivir peor para mantener ciertos negocios o apostamos por mejorar la vida y forzar un desplazamiento productivo hacia otros sectores. Claramente lo que tiene que primar es la calidad de vida y lo que tiene que adaptarse es el modelo productivo, no al revés.

La politicidad de la pandemia

Javier Franzé

España
September 24, 2020

En definitiva, en el Manifiesto la ciencia le habla a la política como un cliente exigente que demanda aquellos servicios por los que paga. Esta posición no es nueva. Viene construyéndose desde hace décadas, en especial desde el mercado hacia el Estado.

¿Quiénes son los comunistas?

Toni Negri

Italia
June 13, 2022

Este texto es un informe presentado el 20 de enero de 2017 en el marco de la sesión ¿Quiénes son los comunistas? de la Conferencia de Roma sobre el Comunismo. Fue publicado originalmente en italiano con el título Chi sono i comunisti en la página web del colectivo Euronomade, y traducido ahora al castellano por Manuel Romero.

La Superliga europea: Cómo los oligarcas del fútbol van a pelear por tu atención

Edu Vega

España
April 21, 2021

Si ya no vemos igual, ni desde los mismos dispositivos, si cada vez hay más oferta de productos audiovisuales y el fútbol no mueve ficha, corre el riesgo de quedarse fuera de los nuevos mercados del consumo audiovisual.

Pidiendo una España desde sus flaquezas

Germán Cano

España
June 9, 2023

El siguiente artículo es el epílogo del último libro de Nuria Sánchez Madrid: «La música callada. El pensamiento social en la Edad de Plata española (1868-1936)» (Círculo de Bellas Artes, 2023)

Editorial 1 de mayo

Editorial

España
May 1, 2021

Hoy más que nunca necesitamos disponer de horizontes de futuro confiables, asegurar nuestras vidas -y no para cualquier forma de vida, sino para una que valga la pena ser vivida- como condición de posibilidad de cualquier forma de libertad política (pues sabemos que sin seguridad y confianza en el porvenir no hay libertad sino miedo y servidumbre).

Pensar juntas

Laura C. Gens

Abraham R. Cea

España
April 18, 2021

Realismo capitalista es –haciendo de lo complejo sencillez y de las respuestas fáciles preguntas difíciles– una de las grandes obras políticas de nuestro siglo, la que emite algunas lecciones fácilmente numerables para las políticas del “deseo poscapitalista” en el siglo XXI.

Una «sociedad de posiciones». A vueltas con el Estado en la época del coronavirus

Manuel Romero

Germán Cano

España
January 2, 2020

La crisis global provocada por el coronavirus ha desencadenado la proliferación de viejos debates que habían quedado almacenados en el baúl de la izquierda.

Entrevista a Franco Berardi 'Bifo' y Antonio Gómez Villar (II)

Pablo Beas

Manuel Romero

España
May 3, 2021

El contexto Covid-19 nos trae un 'horror vacui' diferente, algo más angustiante que la patología psicológica conocida como 'fear of missing out' (FOMO), la posibilidad de que no nos estemos perdiendo nada porque nada está pasando y nada puede pasar.

Quién es Batman

Pepe Tesoro

España
March 23, 2022

En el escenario oscuro de Gotham se despliega un tablero político donde multitud de figuras e instancias compiten por encarnar la salida simbólica a este escenario de desolación generalizada.

Nuevos horizontes relacionales

Alba G. Ferrín

España
July 27, 2021

Como dice Eva Illouz en el prólogo del libro de Horvat, parece que el capitalismo nos ha arrebatado la capacidad de amar de manera radical. Nos encontramos ante la imposibilidad de replantear un concepto que parece haber quedado diluido entre las crisis del neoliberalismo.

Guerra y esperanza. Transición ecológica y transformación digital

Carlos Martín Urriza

España
March 16, 2022

La guerra en Ucrania sitúa en un primer plano la importante dependencia energética exterior de la UE y aboga por una aceleración en el proceso de transición verde acometida en toda su extensión.

Variaciones marxistas en torno a la idea de repetición

Violeta Garrido

España
September 11, 2023

La idea de la compulsión a la repetición es muy poderosa y ha calado profundamente en nuestra cultura. Me gustaría argumentar que, históricamente, el marxismo ha experimentado cuatro neurosis importantes: la neurosis económica, la neurosis filosófica, la neurosis histórica y la neurosis cultural.

Crónica del noviembre que retorna

Abraham R. Cea

España
December 3, 2021

Cineuropa35, Santiago de Compostela, 8-24 de noviembre de 2021

Hay niveles para todo en esta vida

Pepe Tesoro

España
January 13, 2023

Más que luchar por una u otra interpretación, una misión muy loable pero que para mí aún es dudosa en el ejercicio de la crítica cultural, la indefinición de lo afectivo nos debe conducir a identificar a qué anhelos desarticulados apela la cultura popular.

¿Es pensable hoy un sistema de propiedad temporal?

Alberto Tena

España
September 17, 2020

¿Qué pasa si dejamos de considerar a la propiedad como algo sagrado y “permanente”, que incluso trasciende al individuo (y su supuesto esfuerzo) hasta sus herederos, y empezamos a considerar que esta es imposible sin un complejo sistema de relaciones sociales colectivas que la sostiene desde su origen?

¿Ha llegado el momento histórico de la Renta Básica Universal?

Alberto Tena

España
June 10, 2020

La RB es fundamentalmente un mecanismo radical de transferencia de rentas de los que más tienen a los que menos, generando un flujo de renta sostenido en esa dirección.

Politizar lo digital

Berna León

Roy Cobby

España
May 14, 2020

La transformación digital sigue hoy una dirección marcada por las políticas del momento, que favorecen la concentración empresarial, la extracción masiva y la acumulación de poder. Pero, como sucedió a principios del siglo pasado, estos criterios políticos pueden cambiarse.

Quién eres, mundo bello

Tiare Gatti Mora

España
September 28, 2022

La serie es consciente de que el machismo y el capitalismo no van de “hombres malos” y que, precisamente, hay una distancia profunda entre los arquetipos y la realidad de las relaciones personales.

El 15M vasco

Andeka Larrea

España
June 8, 2022

El viento de la historia soplaba en una sola dirección y era evidente que el ansia colectiva a favor de un cambio iba a concretarse en forma de organización política estructurada.

Pues ni adolecer podemos: la comunidad como respuesta para construir un duelo que se haga cargo de nuestra existencia y de la ausencia de la del resto (Parte I)

Marina Merino

España
September 17, 2021

El duelo, mientras haya recuerdo, afecto, es inevitable. La cuestión consiste en hacer un duelo sano, que sea llevable, en una existencia y una pérdida de la que el sujeto sea capaz de hacerse cargo.

Sin igualdad no hay libertad

Jorge Moruno

España
June 3, 2021

En ausencia de otra forma de existencia, lo que hay es lo único que puede haber y ser aceptado; de poco sirve denunciar sus efectos nocivos si nos seguimos moviendo dentro del mismo imaginario dominante.

Inventario afectivo de la pandemia

Laura Quintana

Colombia
September 15, 2020

El tono apocalíptico se difunde hoy tanto en el ambiente que los pequeños hasta se preguntan: ¿cuántos años le quedarán a la tierra? ¿tendremos nietos? ¿seremos como los dinosaurios?

El Blackout de la crítica

Germán Cano

Luciana Cadahia

España/Argentina
May 28, 2020

Si necesitamos pensar lo que nos está ocurriendo, ¿no sería importante que reflexionáramos sobre si lo que está sucediendo solo corrobora nuestras categorías y plantillas previas o si marca una diferencia aún por establecer?

¿Todo es aburrido?

Tiare Gatti

España
February 2, 2023

White Lotus logra dejarnos con el buen cuerpo que nos dejaría un amigo que se ríe, con benevolencia y compasión, de todo y de todos, en vez de con la frialdad del escrutinio moral y clínico de un psicólogo que desconoce su propio sesgo político.

Mirada y recuerdo en un tiempo sin tiempo

Marta Caballero

España
November 21, 2021

La nueva temporalidad nace marcada por una hiperconectividad que induce a la disolución de los lugares, los trayectos e incluso del cuerpo a favor de nuevas formas de interacción cibernéticas.

La cultura del desesfuerzo

Miguel Gómez Garrido

España
November 2, 2022

Cuando recordamos que nosotros nos esforzamos para alcanzar lo que los ricos tienen sin pestañear, aceptamos la premisa de que la vida, y los derechos, se deberían conseguir trabajando.

The Boys, la parodia que pone frente al espejo a la sociedad capitalista estadounidense y contrataca ridiculizando a la Alt-Right

Jaime Caro

España
July 6, 2022

La serie es un éxito puesto que (re)construye cómo una ideología como la Alt-Right puede llegar a ser hegemónica y lo hace en una dialéctica constante con la realidad que vive la sociedad estadounidense y sus pilares racistas.

Arte y cultura en la obra de Antonio Gramsci

Paula Barreiro

España
April 12, 2021

En este marco el ámbito de la cultura cobra especial importancia en la consecución de la hegemonía, proceso a través del cual se universalizan intereses y afectos, en palabras de Gramsci, “la conquista del poder cultural es previa a la del poder político”.

Dejar ir a Mark Fisher. Sobre fantasmas, nostalgia y duelo

Pepe Tesoro

España
April 18, 2021

La pregunta nos persigue como un fantasma: ¿por qué se ha puesto tan de moda Fisher justo ahora? ¿Qué puede aportarnos Fisher en este contexto?

Teoría de la Menina

Pablo Caldera

España
December 27, 2021

Madrid ya no es Madrid sino una imagen gritona y contaminada de Madrid, que encuentra en la proliferación de meninas —de las que uno, por más que lo intente, no puede escapar— su coartada estética.

Video presidencial: la lengua mítica del mundo futuro

Jerónimo Atehortúa

Colombia
May 30, 2021

El video presidencial en inglés siguen revelando datos importantes del relato que el gobierno está cocinando, en él se resignifican dos de las imágenes con las que se ha caracterizado al régimen uribista de Duque: la del títere y la del hombre desconectado de la realidad.

El colega que lo sabía todo. In Memoriam Mike Davis (1946-2022)

Vicente Rubio-Pueyo

Estados Unidos
October 27, 2022

El pensamiento de Davis, como buen materialista y marxista, operaba en continuo diálogo con el ruido del presente, con sus obstáculos, sus rugosidades y pliegues, sus pervivencias, sus proyecciones y posibilidades.

El periodismo, el bebé y el agua sucia

Miguel Gómez Garrido

España
April 19, 2022

Los nuevos periodistas crecen sabiendo que su futuro es un campo de minas, estudian una carrera muy mal estructurada y muy exigente y, como recompensa a todo ese aguante, obtienen un puesto mal remunerado, tremendamente esclavo y, por supuesto, inestable y frágil.

Enséñame la pasta

Jorge Moruno

España
October 26, 2021

Necesitamos recuperar el tiempo libre como base civilizatoria y la liberación del trabajo como fundamento de la libertad frente a la dominación e interferencia arbitraria, ya sea de poderes públicos o privados.

El futuro del miedo

Jorge Lago

España
May 20, 2020

llevábamos demasiado tiempo socializándonos en una forma dominante de miedo, la que nos arroja a un futuro incierto que debemos, sin embargo, asumir o vivir como merecido

El ecologismo ante la crisis del coronavirus

Emilio Santiago

Jaime Vindel

España
August 9, 2021

Si el ecologismo desea tener una incidencia real en las disputas políticas del futuro inmediato (y es imprescindible que la tenga) no puede pasar por alto las peculiaridades y temporalidades de las diversas esferas de lo humano.

Imaginación e imaginarios en Madrid

Jesús Gil Molina

España
April 12, 2021

Llegamos, como Fernando Berlín, a un cruce de caminos: ¿qué eran mis colegas, víctimas, estúpidos, o simplemente una generación sin ningún otro referente?

Alzar la voz. Para ir del carácter productivo al destino democrático

Astur Agun

España
April 21, 2022

La principal tarea intelectual hoy, tal como señalase Foucault en diálogo con Deleuze, consiste en posibilitar la expresión abierta de la voz popular.

Apropiaciones

Claudia Zapata

Chile
April 23, 2021

La cita de Angela Davis muestra que nada de esto es nuevo, sino más bien un gesto repetitivo de un capitalismo voraz, que construye con rapidez nichos de mercado que le permiten rentabilizar el deseo de sectores progresistas de la sociedad.

Maternando contra el mundo (parte 2)

Sophie Lewis

Ira Hybris

España
April 28, 2022

Este texto corresponde a la segunda mitad de «Mothering Against the World: Momrades Against Motherhood», publicado originalmente en el octavo volumen de la revista revolucionaria Salvage.

Entrevista a Franco Berardi 'Bifo' y Antonio Gómez Villar (I)

Manuel Romero

Pablo Beas

España
April 25, 2021

"La pandemia ha enfatizado enormemente una tendencia que ya se estaba dibujando: una condición de miedo a la corporeidad, me atrevería a decir, incluso, una sensibilización fóbica hacia el cuerpo del otro."

El principio saudade: melancolía y esperanza ante la razón neoliberal

Carlos Corrochano

España
August 30, 2021

A pesar de la omnipresencia de este debate, es necesario cubrir una carencia fundamental de la mayoría de estos discursos: rebatir el desdén generalizado ––en gran parte de las ocasiones automático; en otras sencillamente visceral–– hacia la nostalgia y, en consecuencia, hacia su poso melancólico.

Figuraciones de clase (I): Simón, de Miqui Otero.

Pablo Caldera

España
February 15, 2022

De un tiempo a esta parte me interesan las figuraciones de clase. Historias que reivindican las formas de vida obreras, ficciones que no esencializan ni se edifican en el antagonismo social y que de algún modo liberan a la literatura obrera de sus tareas históricas.

Salvadas por la literatura: experiencia vivida y el hábito de la escritura. Entrevista con Sabina Urraca

Manuel Romero

Sabina Urraca

España
December 28, 2021

«La literatura, para mí, está presente en cada momento, en cada detalle de lo cotidiano, está sucediendo todo el tiempo. Pero, al mismo tiempo, qué difícil es lograr una buena traducción de la vida a las palabras, de la mente a las palabras.»

Intervenciones. Ucrania: ¿crisis o posibilidad de un nuevo internacionalismo? Una diálogo con Paolo Gerbaudo

Paolo Gerbaudo

Reino Unido
March 15, 2022

«Es necesario un nuevo movimiento internacionalista y pacifista que en los diferentes países movilice los intereses de las grandes mayorías, que exija la toma de acciones para prevenir conflictos, y en particular que se pongan fuertes límites a las armas nucleares.»

Maternando contra el mundo (parte 1)

Sophie Lewis

Reino Unido
March 25, 2022

Este texto corresponde a la primera mitad de “Mothering Against the World: Momrades Against Motherhood”, publicado originalmente en el octavo volumen de la revista revolucionaria Salvage.

In memoriam

vrp

España
December 17, 2021

Se (nos) ha muerto bell hooks (1952-2021) Maestra de feminismo y antirracismo. Maestra del deseo por la transformación. Del mundo, y de uno mismo (y sí, como hombre lo digo: de uno mismo). Maestra, en suma, de la fuerza política del amor. Rest in Power.

Por qué ampliar los aeropuertos es negacionismo climático

Pol Rovira

España
August 9, 2021

Hay una creencia generalizada de que el progreso de la ciencia es imparable y de que la tecnología todo lo puede. No cabe en nuestras mentes, pero especialmente en la de nuestros gobernantes, que pueda haber límites biofísicos y energéticos a lo que somos capaces de hacer

De la ciencia, la política y otras cosas

Juan Manuel Zaragoza

España
September 16, 2020

Creo que hay pocas definiciones más hermosas de democracia que aquella que reconoce no ser más que el esfuerzo que realizamos conjuntamente para definir a oscuras, acompañado por otros tan ciegos como nosotros mismos, qué es bueno y qué es malo.

El Chile que cambió

Claudia Zapata

Chile
May 24, 2021

En estas líneas comparto con las compañeras y compañeros de España algunas reflexiones sobre las elecciones del pasado 15 y 16 de mayo en Chile y su relación con la rebelión popular que se inició en octubre del 2019. Primeras impresiones que destilan optimismo por los resultados favorables para las fuerzas políticas transformadoras que obtuvieron la mayoría de los escaños en la Convención que redactará la nueva Constitución Política, una Convención con paridad de género y 17 representantes de los pueblos indígenas.

Tesis sobre la organización del lema «realismo combativo»

Bertolt Brecht

España
May 23, 2023

Las tesis que reproducimos a continuación fueron escritas por Bertolt Brecht en los años treinta, en el marco del debate con Gyorg Lukács sobre la definición de «realismo» en la literatura y el arte, así como el empleo del mismo por los artistas antifascistas.

Un sentimiento de ausencia de clase

Stuart Hall

Gran Bretaña
December 22, 2022

Este artículo fue publicado originalmente por Stuart Hall en la revista Universities & Left Review, en el otoño de 1958, un momento en el que las transformaciones del capitalismo y de la izquierda después de la Segunda Guerra Mundial estaban cambiando Gran Bretaña y el mundo para siempre. La traducción al español es de Manuel Romero.

Los fascistas libertarios

Luciana Cadahia

Argentina
April 30, 2021

¿No hay algo profundamente sospechoso en reflejar del lado de lo plebeyo la responsabilidad última del fascismo? ¿Por qué no encontramos, del lado de las élites, una imagen que pudiera tener el mismo peso simbólico? No es casual que el pueblo aparezca como el lugar de una sospecha y las élites queden, astutamente, sustraídas de la escena.

Comunidad y solidaridad. Aprender de Raymond Williams

Diego Parejo

España
September 29, 2021

Las comunidades no se pueden descontextualizar de los modos de producción en las que están insertas, de las transformaciones que se producen y en las que son producidas por seres humanos en el paso de sus vidas.

Ballenas en el Hudson. Futuros pasados más allá de la nostalgia

Jairo Pulpillo

Pablo Beas

España
April 15, 2020

La nueva cotidianeidad revela la extrañeza de lo familiar al tiempo que las familias empiezan a incorporar lo extraño en sus vidas.

El mapa del calamar. Fredric Jameson y las nuevas distopías coreanas

Pepe Tesoro

España
November 9, 2021

Como defendió Matt Colquhoun recientemente en su blog, la serie no es el capitalismo avanzando a través de la apropiación del sentimiento anticapitalista sino el sentimiento anticapitalista avanzando a través de la apropiación del capitalismo.

Nicos Poulantzas: Estado, poder y socialismo

Manuel Romero

Reino Unido
June 10, 2020

Este artículo fue publicado originalmente en New Left Review I/119, enero-febrero de 1978.

Entrevista a Paula Velasco

Pablo Beas

Jairo Pulpillo

España
May 16, 2020

Pese a que son siglos lo que nos separa de los escritos de Burke, su definición de lo sublime parece ajustarse al milímetro a la situación actual, y nos da las claves para entender por qué podemos experimentar placer estético en las consecuencias de una pandemia.

El clasismo neoliberal de siempre

Astur Agun

España
May 12, 2022

Cabe cuestionarse si a estos "liberales" alguna vez les importó algo más que su persona, si aquella condescendencia de clase no supone en realidad un brillante ejemplo de conciencia de clase –de clase privilegiada, por supuesto– a la que le duró demasiado el disfraz democrático y popular. 

In memoriam Mark Fisher, un 13 de enero

Nina Power

Reino Unido
January 13, 2022

No puedo evitar pensar en cómo todo lo que hacías te llenaba de energía, pero también te agotaba, y no puedo evitar pensar en que te sacrificaste, en cómo sacrificaste tu vida para revitalizar el mundo.

El cine nos cuenta

Irene Praga

España
December 16, 2021

Hablamos entonces, ¿de ficción?, ¿de documental?, ¿de ensayo? O, más bien, ¿de la muerte del género y de las clasificaciones (viejunas)?

Si no te ha gustado Viuda Negra, te explicamos por qué

Marina Ferreras

España
November 12, 2021

...la condición de viuda negra es indiscernible de la condición de mujer; y no por una condición biológica (las viudas negras son esterilizadas), sino por una condición de construcción de la identidad.

Comemos signos, cocinamos mitos: consumo y alimentación en la obra de Roland Barthes

Manuel Romero

España
June 19, 2021

En el sistema semiológico de Barthes el mito se presenta como una potencia naturalizadora, una herramienta de normalización. Por eso, en su descripción de las lógicas de funcionamiento del mito hay todo un intento de impugnar la normalidad de los quehaceres cotidianos

Entrevista con Simon Reynolds (parte 1)

IECCS

Reino Unido
June 14, 2021

«Cualquier forma de nostalgia tiende a ser selectiva: puedes disfrutar de la maravillosa música y las películas de los años treinta y olvidar el desempleo masivo o el espectro del fascismo»

¿Abolición del trabajo? Una idea clave para la construcción de la sociedad poscapitalista

Violeta Garrido

España
January 20, 2022

La digitalización, que sigue un progreso exponencial según la ley de Moore, permite concebir, incluso a corto plazo, una sociedad en la que las máquinas realicen la mayor parte de las tareas, dejando a los humanos mucho tiempo para el autodesarrollo.

Entrevista a Shon Faye, por Rojo del Arcoíris

Shon Faye

Rojo del Arcoíris

España
June 30, 2022

Shon Faye es escritora, editora, periodista y presentadora del podcast Call Me Mother. Es la autora del libro «Trans. Un alegato por un mundo más libre y más justo» (Blackie books, 2022).

Entrevista a Luciana Cadahia

Luciana Cadahia

España
April 12, 2021

Hemos lanzado una batería de preguntas a distintos pensadores y pensadoras con el fin de acercarnos a un análisis no tanto de la crisis del coronavirus en sí, como de los distintos escenarios de futuro a que nos puede conducir su salida. Aquí las respuestas que nos ha dado Luciana Cadahia, filósofa argentina, autora de Mediaciones de lo sensible. Hacia una nueva economía crítica de los dispositivos (FCE, 2017) y El círculo mágico del Estado (Lengua de Trapo, 2019).

«Mi libro es un estudio de detección de lo que las estéticas nos dicen respecto del mundo actual, la globalización en el capitalismo tardío», entrevista a Peio Aguirre

Pablo Caldera

Peio Aguirre

España
December 23, 2022

Actualmente el debate se ha simplificado a partir de la categoría de "lo posmo", de manera que si te preocupa lo estético para construirte como sujeto, parece que estás abandonando la lucha de clases.

«En un laboratorio ciudadano se hace visible la potencia y las posibilidades de la acción colectiva», entrevista a Marcos García.

Carlos García de la Vega

Marcos García

España
November 8, 2022

«Muchas personas dicen que la experiencia de haber participado en un laboratorio ciudadano les cambió la vida»

Es la autonomía, estúpido. Apuntes para una política modal

Javier Correa Román

España
October 27, 2021

¿En qué se debe basar, entonces, nuestro hacer político y sus distintos modos? He aquí la pregunta fundamental. La respuesta por la que aquí apostamos es la autonomía, la capacidad del grupo para dotarse de sus propias reglas independientemente de factores externos.

«Estrategias intelectuales»: un texto de Laclau inédito en castellano

Ernesto Laclau

España
March 14, 2022

La afirmación de Wittgenstein de que no existe “aplicación” de una regla porque la instancia de aplicación es interna a la propia regla y, como consecuencia, la transforma, es totalmente válida como principio rector para escribir una tesis.

Nuestra deuda con Mark Fisher

Alex Niven

Reino Unido
July 9, 2021

«Leí tu libro la semana pasada y me sentí como si saliera a tomar aire después de pasar mucho tiempo bajo el agua. Me gustaría agradecerle de todo corazón que haya expresado de forma tan elocuente casi todo lo que había que decir, y que haya proporcionado una razón para la esperanza, cuando yo estaba a punto de desesperar.»

Modernizar la modernidad: tecnología y ecologismo como apocalipsis y utopía

Pablo Beas

Manuel Romero

España
July 8, 2021

El valor de los libros de Peter Frase, Olin Wright y Aaron Bastani reside en su capacidad para darle la vuelta al famoso dictum de Jameson e imaginar que el neoliberalismo no existe. Hay una potencia afirmativa en esa negación que no es una cuestión menor.

Tumulto en Twitter o una nueva oportunidad para las redes que queremos

Marta Cambronero

España
November 14, 2022

¿Y si las plataformas y su modelo de explotación basado en la extracción de datos hubieran sido solo un impasse en el proceso de construcción del Internet que finalmente se estabilizará en el futuro?

Reensamblar lo social

Javier Zamora

España
January 8, 2022

No es nuevo decir que, tras décadas de neoliberalismo, la responsabilidad sobre el empleo descansa cada vez más sobre los propios individuos. Cada vez son más los programas educativos que añaden en sus currículos una nueva y apetecible competencia: la empleabilidad.

Mercado y Estado: fetiches en tiempos de Covid-19

Juan Ponte

España
September 16, 2020

En suma, Mercado y Estado no son términos antitéticos, sino necesariamente complementarios. Pero decimos más: no se trata sólo de considerar que ambas realidades son dependientes históricamente, sino de enfatizar que sus componentes estructurales están tan sumamente involucrados que sus contornos llegan a hacerse borrosos, hasta el punto de confundirse.

«La izquierda no ha sido derrotada por haber desatendido a lo material, sino por su incapacidad a la hora de construir imaginarios», entrevista a Antonio Gómez Villar

Manuel Romero

Antonio Gómez Villar

España
March 30, 2022

'Los olvidados. Ficción de un proletariado reaccionario' no es un libro más, descubre el hilo común del pensamiento reaccionario contemporáneo y, a la vez, hace un ejercicio de arqueología brillante para responder a las entelequias de un obrerismo que pretende invocar a una clase obrera que jamás existió.

Peaky Blinders: acumulación originaria y subjetividad neoliberal

Astur Agun Álvarez

España
February 21, 2022

Al igual que los Shelby, podemos contemplar nuestras sociedades y afirmar que las élites son despiadadas, crueles e insolidarias. Sin embargo, conviene separarse de ellos a la hora de configurar el futuro a perseguir, uno en el que no quepan egoísmos narcisistas ni tradiciones opresoras.

Succession y el ascenso de la clase vectorialista

Peio Aguirre

España
January 11, 2022

Series como 'Succession' sirven para detectar la corrosión del poder, la política y el dinero mientras nos deleitamos con las disfunciones psicológicas de sus protagonistas. Si la serie sirve para cartografiar el capitalismo multinacional es gracias a su efecto de “totalidad”.

Observaciones sobre el folklore capitalista

Alberto Toscano

España
January 22, 2024

Una de las tareas más difíciles para un lector de Gramsci es mantener unida la sensibilidad hacia la textura de la diferencia con la incesante reflexión sobre la construcción estratégica de la unidad.

El lugar de lo político en la teoría (pos)marxista.

Manuel Romero

Jesús Rodríguez

España
April 2, 2020

Este texto se publica en el marco del debate que tuvo lugar en el seminario "Marx y El Capital en el mundo contemporáneo" entre Jesús Rodríguez y Manuel Romero a propósito del lugar de lo político en la teoría marxista.

En un mirador junto a Rafael Chirbes

Astur Agun

España
June 27, 2022

Este texto no es únicamente un homenaje, es la reivindicación del pensamiento vivo de Rafael Chirbes en el 73 aniversario de su nacimiento.

Ibai y Ramonchu. ¿Viejas alianzas en nuevos formatos?

Eduardo Vega

España
December 14, 2021

Somos mucho más rentables como espectadores-consumidores de contenido en plataformas ya que, si la televisión entraba en nuestra casa para ofrecernos entretenimiento a cambio de un porcentaje de tiempo invertido en publicidad, esta nueva forma de extracción de beneficios entra directamente en nuestro cuerpo, para buscar beneficios en los datos derivados de nuestro comportamiento.

Algunas recomendaciones para lo que queda de verano

IECCS

España
July 26, 2021

El verano y las vacaciones se agotan, y también el tiempo libre para dedicar a la lectura, al cine o simplemente a no hacer nada. En el IECCS hemos recopilado algunos títulos de ensayos, novelas, películas y documentales para que puedas disfrutarlas durante el mes de agosto.

Sin casa, sin curro, sin pensión. Sin miedo

Juan M. Zaragoza

España
May 26, 2021

El miedo de no saber qué demonios va a pasar con nuestra vida y con la de aquellos que queremos. El miedo de mirar al futuro y no saber qué esperar. El miedo de no ver un horizonte de posibilidad, sino un muro tras el cual no sabemos qué se esconde.

Nadie espera a la España Vaciada

Lorient Jiménez Martínez

España
June 24, 2021

¿tan importante es la relación que se da entre el mundo de lo lleno y de lo vaciado? Parece probable que sí, que sea necesario todo este despliegue orientado a disimular la naturaleza conflictiva de las relaciones sociales de lo vaciado, hacia dentro y hacia fuera, sobre todo porque todos los sujetos implicados arriesgan mucho en este juego.

Dune: ciencia ficción reaccionaria y narrativas del colapso

Pepe Tesoro

España
October 8, 2021

Habitualmente se entiende que la ciencia ficción, precisamente por su carácter especulativo, es un género con una relación particular con el progresismo y la izquierda. Sin que esto sea necesariamente falso, la realidad es que la historia del género está llena de grandes figuras y obras notables con relación directa con posturas reaccionarias e incluso con el fanatismo religioso.

Entrevista a Gonzalo Velasco

Gonzalo Velasco

España
July 17, 2020

Aquí las respuestas que nos ha dado Gonzalo Velasco, Profesor de Filosofía social, teoría y crítica de la cultura contemporánea en la Universidad Carlos III de Madrid y analista político en Hoy por hoy.

Eminem y la White America

Jaime Caro

España
June 2, 2022

En la canción «White America», Eminem lejos de reivindicar la identidad White Trash lo que hace, a través de sus alter egos y él mismo, es intentar destruir la blanquitud pura y de segunda.

El pueblo soberano: el regreso al momento instituyente en América Latina

Soledad Stoessel

Chile
July 7, 2020

La coyuntura tiene la singularidad de ser aquel momento sin el cual no se podrían visualizar ni reflexionar sobre determinados problemas políticos. Pensar la coyuntura implica, decía el epistemólogo crítico Hugo Zemelman, comprender el presente-potencial.

Del pop modernista a la postmodernidad pop del siglo XXI

Marco Antonio Corrales

España
April 18, 2021

La crítica política y social se consiguió transmitir desde la crítica cultural, en una alianza estética de raigambre nietzscheana en la que la música era un elemento de transformación radical. Este nuevo paradigma no había sido aprovechado por la izquierda tradicional, que dejó pasar el impulso que esta revolución cultural había traído.

El encanto de la familia

Ira Hybris

España
January 4, 2022

Disney no podría habernos ofrecido un simbolismo más explícito de su empresa ideológica: Una casa (propiedad privada) que requiere de nuevas, reformadas y más progresistas, formas dentro de la misma institución (familia) para poder recuperar la magia (herencia).

Estado de los cuidados ante el coronavirus: el ejemplar caso del gobierno argentino

Roque Farrán

Jacinta Gorriti

Argentina
August 19, 2020

Gorriti es Filósofa, becaria doctoral CONICET y docente de la UNC. Autora de Nicos Poulantzas: una teoría materialista del Estado (Doble ciencia). Farrán es Filósofo, Investigador CONICET y docente de posgrado (Universidad Nacional de Córdoba). Autor de Badiou y Lacan: el anudamiento del sujeto (Prometeo), Nodal. Método, estado, sujeto (La cebra) y Nodaléctica (La Cebra).

Recomendaciones veraniegas

IECCS

España
August 1, 2022

Con el verano liberamos algo de tiempo libre para dedicar a la lectura, al cine o simplemente a no hacer nada. En el IECCS hemos recopilado algunos títulos de ensayos y novelas para que podáis disfrutarlas durante el mes de agosto, y hacer así algo más ameno este calor insufrible.

Entrevista a Santiago Alba Rico

Santiago Alba Rico

España
July 15, 2020

Aquí las respuestas que nos ha dado Santiago Alba Rico, escritor, ensayista y filósofo, autor, entre otros, de Las reglas del caos. Apuntes para una antropología del mercado (Anagrama, 1995), Leer con niños (Caballo de Troya, 2007), Islamofobia: nosotros, los otros, el miedo (Icaria, 2015) y Ser o no ser (un cuerpo) (Seix Barral, 2017).