No items found.
Location
Reino Unido
Calendar
June 14, 2021
Compartir
TwitterFacebook

Entrevista con Simon Reynolds (parte 1)

«Cualquier forma de nostalgia tiende a ser selectiva: puedes disfrutar de la maravillosa música y las películas de los años treinta y olvidar el desempleo masivo o el espectro del fascismo»

Simon Reynolds es uno de los críticos musicales británicos más importante desde finales de los noventa. En su larga trayectoria ha escrito en Melody Maker, así como medios como The New York Times, Rolling Stone, The Observer, The Wire, Mojo o Uncut, entre otros. Reynolds, además, es autor de una amplia bibliografía sobre crítica cultural y musical, gran parte de ella traducida al español: Retromanía. La adicción del pop a su propio pasado (Caja Negra, 2012), Postpuntk. Romper todo y empezar de nuevo (Caja Negra, 2013), Energy Flash (Contra, 2014), Como un golpe de rayo. El glam y su legado, desde los setenta hasta el siglo XXI (Caja Negra, 2017). Además, ha sido admirador y amigo personal de Mark Fisher, por lo que no queríamos dejar pasar la oportunidad de comenzar la entrevista formulando algunas preguntas a propósito de la obra de Mark.

IECCS: Hace unos meses, a propósito de un seminario sobre la obra de Mark Fisher, Alberto Toscano, crítico cultural y profesor de Sociología en la Universidad de Londres, se sorprendía de la recepción de la obra de Fisher fuera de UK, ya que consideraba a Mark un escritor «muy británico». ¿Cómo explicarías el éxito de sus escritos más allá de las fronteras del Reino Unido?

Simon Reynolds: Supongo que es un efecto secundario del largo período de hegemonía angloamericana en la música pop. Creo que ahora es solo la hegemonía estadounidense en la música pop, que todavía existe, aunque otras partes del mundo están empezando a desafiarla. Pero, ciertamente, durante varias décadas el Reino Unido fue co-regente con los EE. UU., en términos de dominación de la música popular juvenil. Sobre todo, en los años sesenta, setenta y ochenta, pero también en cierta medida en los noventa. Como resultado, la gente de todo el mundo se ha interesado anormalmente por lo que ocurría en este país relativamente pequeño. Hay focos de anglofilia en todo el mundo, incluso en Estados Unidos. Cuando viajo, a menudo me doy cuenta de que ciertos países, como Italia y Argentina, tienen esa manía de mirar especialmente al pop del Reino Unido. Por supuesto, puede que solo me encuentre con gente con ese punto de vista porque es gente que se interesa por mi trabajo. Pero parece que históricamente las escenas musicales de esos países han mirado al Reino Unido: Italia con su rock progresivo de principios de los setenta, por ejemplo.

No sé si ese síndrome sigue siendo válido: en el siglo XXI, las cosas que han sido importantes, o interesantes, en la música del Reino Unido -cosas como el grime y el rap de carretera y el drill británico- no han sido realmente adoptadas en otros países, excepto por unos pocos hípsters. Históricamente, hubo un largo periodo en el que el foco de atención de gran parte del mundo en términos de pop y rock estaba en lo que ocurría en el Reino Unido: los Beatles y los Stones, entre otros; y luego una serie de géneros o movimientos que fueron en gran medida pioneros y liderados por actos británicos: la psicodelia, el heavy metal, el rock progresivo, el glam; yo diría que, por mucho que se pueda argumentar que el punk empezó en Nueva York, fue la versión británica del punk la que realmente lo llevó a nivel mundial y tuvo el mayor y más largo impacto. Luego la New Wave, el postpunk, el new pop, incluso el indie hasta cierto punto, con los Smiths. Y luego la rave en los noventa. Se trata de un largo periodo casi ininterrumpido en el que Gran Bretaña aportó lo mejor, creando cosas nuevas y presentándolas también con un lenguaje visual y estilístico convincente. La historia británica es realmente lo principal sobre lo que he escrito constantemente, ya sea como periodista en activo o como autor de libros.

Muchos de los puntos de referencia que utilizo son comprensibles para la gente de otros países por haber prestado atención a la cultura pop británica. Dos de los libros por los que soy más conocido, Energy Flash y Postpuntk. Romper todo y empezar de nuevo, tratan sobre movimientos y épocas en las que el Reino Unido estaba a la vanguardia de lo que ocurría. Si te interesa entender lo que significaron esos largos momentos, esos libros son por donde probablemente deberías empezar. Aunque muchas de las pruebas que utilizo provienen de la cultura hípster del Reino Unido y de Estados Unidos, creo que el caso de la acusación que presento es uno que resonó en muchos países diferentes porque los mismos síndromes se estaban desarrollando. Los aspectos concretos de la música retro pueden ser únicos en cada país, pero los mecanismos -el impacto de Internet, YouTube, el archivismo, etc.- eran los mismos en todas partes. Incluso cada país tiene su propia versión de la hauntología.

«Lo que describe en Realismo Capitalista con su análisis del hedonismo depresivo, los efectos del neoliberalismo y la cultura de Internet en la salud mental, etc., son fenómenos transnacionales»

La obra de Mark es muy británica: fue producto de crecer leyendo la prensa musical del Reino Unido, viendo la televisión británica y también producto del peculiar sistema de clases británico. Hay un tipo particular de humor en su obra (especialmente un tipo salvaje de humor destructivo, cuando atacaba cosas que consideraba perniciosas y mediocres). Quizá también un tipo particular de melancolía británica. En su obra hay una relación de amor-odio con lo inglés: una veneración por cierto tipo de artistas y escritores disidentes que sólo podrían haber salido de Inglaterra, ya sea Mark E. Smith o J.G. Ballard, pero una aversión por el carácter nacional general que tiende a ser antiintelectual y de sentido común y a desinflar la «pretenciosidad». Lo que describe en Realismo Capitalista con su análisis del hedonismo depresivo, los efectos del neoliberalismo y la cultura de Internet en la salud mental, etc., son fenómenos transnacionales. Eso ha tocado la fibra sensible de muchos jóvenes de izquierdas en Estados Unidos y en todo el mundo que no tienen ningún interés particular en Joy Division o Burial o Ghost Box o las series de televisión británicas particulares que fueron canónicas para Mark.

Portada de Retromanía. La adicción del pop a su propio pasado (Caja Negra, 2012)

IECCS: Uno de los conceptos más popularizados ha sido, como ya has mencionado, el de «realismo capitalista». Entre otros aspectos, este apunta hacia la sensación de que el futuro sólo es accesible como un remake de un pasado deshistorizado. Esto es especialmente palpable en la música. Mientras que la música post punk estaba imbuida en un espíritu vanguardista que la insuflaba hacia el futuro, la música de nuestro presente parece estar atrapada en una suerte de repetición y monotonía hasta el punto en el que tú mismo acuñaste el concepto de «retromanía». Citando a Alex Williams: «¿Se están agotando los recursos culturales tal y como está ocurriendo con los recursos naturales? ¿Puede la lógica del pastiche durar eternamente?».

S.R.: Nunca he estado del todo seguro de que el vínculo entre el realismo capitalista y la cultura retro se haya establecido de forma concluyente. Por ejemplo, el realismo capitalista es otro nombre mejor para lo que la gente llama neoliberalismo, es decir, un retorno al capitalismo sin control del siglo XIX, sindicatos debilitados, prácticamente ninguna regulación del mercado, ningún papel de planificación para el Estado. Las empresas quieren hacer retroceder todas las conquistas conseguidas por el trabajo organizado en el siglo XX y erosionar el estado del bienestar, etc. Pero la fase original de florecimiento del capitalismo y de la industrialización no fue un período particularmente retro, culturalmente. Todo lo contrario: se produjo el nacimiento de todo tipo de nuevas formas artísticas, tanto en la alta cultura como en la cultura popular. La presión del cambio condujo a modos como el realismo, luego el modernismo, etc. Las turbulencias sociales y la lucha de clases generadas por el industrialismo estimularon todo tipo de formas de cultura popular, al igual que la migración y el comercio mundial.

Creo que el vínculo entre lo retro y la etapa actual del capitalismo tiene más que ver con la tecnología de la información y con el crecimiento exponencial de las formas de grabación y archivo. Antes de que existiera Internet, empezaron a surgir revivals y tendencias retro gracias a la acumulación del pasado reciente en forma de grabaciones; así, algo como el Northern Soul de los años setenta es un culto formado en torno a los discos sin éxito comercial que quedaron tras el aumento de la sobreproducción de soul derivado de la Motown en los años sesenta. Pero Internet ha ido mucho más allá, creando este enorme archivo de acceso instantáneo (que además es prácticamente gratuito, si se quiere) de todo tipo de cultura de audio, vídeo, gráficos, etc. del último siglo o más. La historia se derrumba en esta especie de ahora atemporal en el que todo el pasado está disponible para ser utilizado.

«La historia se derrumba en esta especie de ahora atemporal en el que todo el pasado está disponible para ser utilizado»

La tecnología de la información y otros tipos de tecnología han introducido un nuevo tipo de creatividad, lo que yo llamo recreatividad, en la que se toman muestras, se remezclan, se recombinan y se ajustan ligeramente todos estos materiales sobrantes de la era de la producción primaria. De nuevo, hubo anticipaciones de esto antes de Internet -el arte basado en el collage, el arte pop, el arte de la apropiación y, en la música pop, el muestreo-, pero la era de Internet y la tecnología digital pusieron estas técnicas de cortar y pegar en manos de todo el mundo. Se ha producido un cambio en la creación musical, que ha pasado de ser un proceso físico y manual que, además, era generalmente colectivo (bandas, trabajo en estudios) a un enfoque en el que es más probable que la gente trabaje con un solo creativo en casa y su modo de operar sea de cuello blanco, basado en el conocimiento, en el procesamiento de la información. No es tan manual como digital: siguen utilizando los dedos, pero más para pulsar teclados y mover un ratón. Hacer un disco es desplazar bloques de datos, más que luchar con un instrumento.

Una cosa que Mark identificó es que muchos de los avances tecnológicos de la era digital tienen que ver más con el detalle y el brillo de alta resolución del producto, que con la creación de formas inéditas de organizar el sonido y el ritmo. Si se escucha mucha música electrónica del siglo XXI, a nivel de estructura, se sigue trabajando con plantillas establecidas durante el house, el techno y el jungle, pero la calidad dimensional de los ritmos y la cantidad de pequeños ajustes y microdetalles es mucho mayor, lo que refleja las mejoras en la velocidad y la memoria de los ordenadores. Los sonidos 3D se asemejan al tipo de ruidos y efectos de las películas modernas y los videojuegos. Mucha de la música electrónica experimental de hoy en día hace cosas muy fáciles y rápidas que se hacían en los años cincuenta y sesenta mediante la edición de cintas, que era un procedimiento muy laborioso y que requería mucho tiempo.

Creo que mi propio libro Retromania es una imagen precisa de cómo se sentían las cosas en la década de los 2000, esta sensación de estar abrumado por la nueva cultura de archivos en línea y completamente inundado por el pasado. La cultura hipster, sobre todo, parecía en aquella época ligada a la estética vintage, los mash-ups y la arqueología de la segunda mitad del siglo XX para reactivar y recombinar sonidos oscuros. Ahora veo Retromania más como una historia emocional de la década de los 2000 que necesariamente como un pronóstico o un diagnóstico extensible al futuro previsible. Y lo mismo con los escritos de Mark recogidos en Los Fantasmas de mi vida. Mi libro salió en 2011, el suyo fue en 2013, pero ambos se componen en gran medida de pensamientos y escritos realizados en la década de los 2000. Ambos escribimos desde un lugar similar de pesadumbre y confusión causada por esta cultura hípster retrógrada, habiendo vivido el postpunk y el rave y la expectativa de que los jóvenes y los modernos siempre serían una vanguardia, siempre mirando al futuro y tratando de alcanzarlo antes que los demás.

Los síndromes retro y hauntológicos que Mark y yo identificamos, de los que nos quejamos y diagnosticamos, siguen con nosotros, pero, al menos para mí, no parecen ser tan opresivamente dominantes en la década de 2010 como en la anterior. Mucha de la música hípster suena hiperdigital, brillante, zumbante y efervescente. Lo que yo llamo maximalismo digital. Ciertamente, hay cosas dentro del pop mainstream durante los últimos 10 años que estaban utilizando (mal) creativamente la tecnología digital para crear nuevos sonidos: los abusos de AutoTune para crear distorsiones y extraños timbres vocales alienígenas, por ejemplo. Un joven amigo mío llamado Kit Mackintosh publicará pronto un libro en Repeater sobre esta área de extrañeza vocal en los sonidos de la calle del siglo XXI; se llama Neon Screams y su polémica es básicamente "¡cállense, malditos viejos sombríos, el futuro está EN marcha otra vez!".  Mi propio hijo, Kieran Press-Reynolds, también escribe sobre tendencias similares de futurismo ultrabrillante dentro del rap de Soundcloud y géneros online como el hiperpop en https://www.highsnobiety.com/p/hyperspeed-rap/.

En general, hay mucha creatividad e irreverencia juvenil en las nuevas plataformas como TikTok, aunque gran parte de ella implica la parodia de la producción principal, por lo que es una especie de meta-cultura. La forma en que la gente junta las cosas y utiliza los filtros y la edición y varias formas de ilusionismo digital es bastante inteligente. Tal vez les parezca efímero a los que piensan en términos de álbumes de obras maestras que resistirán la prueba del tiempo.

IECCS: En tu libro Retromanía. La adicción al pop a su propio pasado hablas de un tipo de nostalgia política que busca recuperar cierta fantasía de totalidad perdida a la que Svetlana Boym le otorga el nombre de «nostalgia restauradora». En un mundo en el que cada vez se diluyen más certezas ¿Cómo evitar precipitarnos desde la Izquierda en este tipo de ensueño reparador? ¿Crees que es posible encontrar en los recuerdos de tiempos pasados ecos de una potencia transformadora para el futuro?

S.R.: La nostalgia restauradora de Boym está al frente de la cultura política del momento. En el momento en que escribí sobre ello, el Tea Party era el gran movimiento anti-Obama entre los conservadores y había mítines con nombres como «Restaurar el honor» organizados por figuras de la derecha de la época. Pero desde entonces, obviamente, Trump y todo el movimiento «Make America Great Again» tiene que ver con una fantasía nostálgica de una América perfecta que nunca fue, en la que había pleno empleo y el país se dedicaba a la industria pesada y a la fabricación. Así como el aspecto de la mayoría blanca de la fantasía nostálgica, obviamente.

«Cualquier forma de nostalgia tiende a ser selectiva: puedes disfrutar de la maravillosa música y las películas de los años treinta y olvidar el desempleo masivo, los comedores sociales, el espectro del fascismo, etc.»

En Gran Bretaña existe una especie de versión nostálgica de la izquierda, en la que se rememora el periodo en el que el gobierno laborista creó el estado del bienestar y nacionalizó las industrias e intentó planificar la economía. Es fácil para alguien como yo recordar con nostalgia una época en la que crecí y las bibliotecas públicas estaban bien financiadas y podías conseguir cualquier tipo de libro que quisieras. Pero esa misma época era realmente sombría y estaba llena de conflictos y terribles condiciones de trabajo para la mayoría de la gente, así como llena de racismo, sexismo y homofobia cotidianos. Básicamente, cualquier forma de nostalgia tiende a ser selectiva: puedes disfrutar de la maravillosa música y las películas de los años treinta y olvidar el desempleo masivo, los comedores sociales, el espectro del fascismo, etc.  

Ciertamente, hay cosas de los años sesenta y setenta que pueden ser inspiradoras para las generaciones actuales: los movimientos de liberación de aquella época, ciertas estrategias o momentos de ruptura. Gran parte del movimiento de Corbyn dentro del Partido Laborista consistía en querer recuperar ciertas cosas que se daban por sentadas durante la década de 1970, como un sistema ferroviario de propiedad y gestión nacional o una cierta estabilidad en el empleo en comparación con los contratos de cero horas y la flexibilización del trabajo que se han impuesto en el siglo XXI.

IECCS: Cada vez vemos que los artistas suben su trabajo de manera más fragmentada e inmediata, movidos por la presión de la monetización que les exigen plataformas como Spotify. Es un panorama que contrasta con las condiciones materiales y culturales (conexión entre artistas y mundo del trabajo, ayudas al alquiler, etc.) que permitieron una experimentación asombrosa en la época post punk. ¿Cómo crees que está afectando a la producción/innovación musical esta tendencia inmediatista? ¿Qué condiciones materiales deberían darse hoy para escuchar la música del siglo XXI?

S.R.: Es una pregunta demasiado amplia como para esperar responderla aquí. Para mí, lo más importante del streaming es que crea una fatiga de decisiones (esto se aplica tanto a la televisión como a la música) en la que pasas mucho tiempo intentando decidirte por algo que escuchar o ver. Y luego, con la música, hay una tendencia a dejar que la música se convierta en un sonido de fondo. Puedes dejar que el algoritmo ruede y te lleve, o puedes configurar una enorme lista de reproducción de la obra de un artista o un género y mantenerla en funcionamiento, pero tiende a deslizarse hacia el ambiente. En parte porque no tienes la interrupción de enfoque de tener que cambiar el disco o poner un nuevo CD, pero también porque la mayor parte del tiempo estás usando un teléfono o un ordenador con el streaming y es irresistible hacer otras cosas con el dispositivo: consultar el correo electrónico, leer páginas web, comprar cosas, lo que sea. Así que estás haciendo varias cosas a la vez y entras en modo de atención parcial.

IECCS: Nos gustaría abordar la relación entre la política y la música. En Los fantasmas de mi vida, Fisher señalaba que el pop mainstream se había transformado en una burbuja impermeable a los nuevos tiempos, pero que la cultura experimental tampoco estaba encontrando formas capaces de articular el presente. Más allá de movimientos como #Grime4Corbyn, ¿cuál es la música política específica del siglo XXI?

Escribí un artículo sobre la extraña historia de amor del grime con Jeremy Corbyn que abordaba esta cosa peculiar en la que tenías a los MCs de grime apoyando muy vocalmente a Corbyn y el tipo de políticas de cuidado social que representa. Sin embargo, cuando miras las letras del grime, hay una escasa cantidad de letras con conciencia social, y ciertamente ninguna canción que yo conozca sobre la necesidad de defender el Servicio Nacional de Salud o reembolsar el sistema de bibliotecas locales. Todo lo contrario: el contenido real de las letras del 99% del grime se inscribe en el «realismo capitalista» y el «voluntarismo mágico», por utilizar dos términos que Mark acuñó (con el primero) o utilizó (el voluntarismo mágico es un concepto del psicólogo David Smail). En otras palabras, en términos de su matriz emocional y psicológica, el grime propugna un ethos de «trabaja duro y lo conseguirás», que va de la mano de la ideología estadounidense de pensamiento positivo/elevación de la motivación de que si quieres algo con la suficiente fuerza, lo conseguirás. Visualiza que eres una estrella, trabaja duro en ello, y te convertirás en una estrella. O ganarás un millón. O ser un campeón deportivo, sea cual sea el sueño específico, lo único que te retiene eres tú. Evidentemente, se trata de una visión de la vida completamente distorsionada y poco realista, y profundamente antisocialista, porque a) define la vida como una competición implacable y despiadada, en la que unos pocos serán los ganadores y la mayoría los perdedores, y b) niega la realidad de que la sociedad, tal y como está organizada, pone las probabilidades a favor de ciertas personas, que tienen ventajas por su educación, sus contactos familiares. Así que el juego está amañado desde el principio: la fuerza de voluntad no es suficiente.  Pero el grime -como el trap- tiene que ver con la creencia de que uno tiene el espíritu y la dureza y el talento en bruto para convertirse en uno de los pocos que alcanzan la fama y la fortuna, mientras que el eslogan de Corbyn era «para los muchos, no para los pocos».  La versión de Corbyn de la política laborista -el viejo laborismo esencialmente, antes del postsocialismo de Blair- rechaza la definición de la vida como lucha competitiva. Una de las cosas que molaba de su sistema de valores era que hablaba de la necesidad de relajarse, de los pasatiempos, de que la gente tuviera derecho a seguir estudiando más tarde, y de crear un estilo de vida menos estresante. Hablaba de que todos los niños deberían tener acceso a la educación musical, algo que no está necesariamente orientado a una carrera o a una forma de formación que contribuya a la economía, pero que enriquece la vida de otra manera.

En el momento actual -con este entorno de posverdad, del pensamiento conspirativo, la propaganda y el pensamiento delirante en la política, y con los estilos de vida hiperrealistas y filtrados propagados por los influencers, lo que yo llamo InstaGlam, haciendo un juego de palabras con Instagram- creo que la contracorriente vital es cualquier arte que intente decir la verdad o reflejar la realidad, incluso cuando es una realidad que es sombría y lúgubre y gris. En lugar de «toma tus deseos por la realidad» -el viejo grito utópico situacionista, que ahora suena hueco después de la insurrección de la Gran Mentira aquí en los EE. UU., la gente solo cree lo que quiere creer- la consigna debería ser «toma la realidad por tu deseo». Los grupos que me interesan son algunos como Dry Cleaning, que se siente como un retrato muy preciso y fracturado de cómo se siente la vida hoy en día. Las letras son instantáneas hilarantes y conmovedoras de la «distopía aburrida», como Mark Fisher calificó la vida en el Reino Unido durante la era Blair/Cameron.

IECCS: En relación con la pregunta anterior, ¿crees que existe cierta distancia entre la crítica y la teoría musical anglosajona y la música latina? ¿No piensas, en cierto modo, que la música latina podría articular, tanto en el presente como en un futuro próximo, ciertos «espacios políticos» de subversión? Se nos ocurre, por ejemplo, lo acontecido en las protestas de Puerto Rico y el protagonismo de artistas como Residente o Bad Bunny.

Estoy seguro de que tenéis razón. La anglosfera es muy parroquial en ese sentido. La prueba de ello es que no sé lo suficiente sobre lo que refieres aquí como para comentarlo. ¿La subversión de la que hablas se articula realmente en la música, o se trata más bien de las acciones públicas del artista y de las intervenciones que ha hecho, declaraciones, etc.? Porque eso es algo diferente de lo que yo consideraría «música política». El grime, como ya se ha comentado, es un ejemplo de artistas que utilizan su estatus público y su alto perfil mediático para realizar intervenciones políticas útiles, que creo que son muy valiosas, pero la música en sí no está creando una conciencia socialista en particular. De hecho, está incrustada en la cultura del realismo capitalista: implícitamente dice «no hay alternativa a esta lucha de perros». Lo mismo que cuando Cardi B rapea «Yo soy un jefe, tú un trabajador, perra». En sus declaraciones públicas, se mostró muy anti-Trump y se implicó en las últimas elecciones, instando a la gente a registrarse para votar y a votar por Biden. Pero, como ocurre con casi todo el hip hop, el sentido de lo que es la vida es desconcertantemente similar a la visión del mundo Trumpiana de ganadores contra perdedores. En 2015 Rae Sremmurd hizo una canción titulada «Up with Trump», que luego explicaron que era porque representaba para ellos a alguien que era «todo un jefe», uno de los ganadores supremos de la vida.

IECCS: La pandemia ha tenido un efecto devastador en la industria musical, no solo impidiendo a las bandas hacer giras o empujando a los artistas a sus estudios. También ha impedido que muchas bandas nuevas se formen, ensayen, compongan, etc. ¿Crees que la pandemia tendrá consecuencias que podremos sentir en los próximos años en lo que respecta a la música?

S.R.: Espero que haya una oleada de extroversión y energía optimista a medida que se reanude la vida social, y que la economía ruge gracias a la actividad de los consumidores y a que la administración Biden inunda de dinero la economía estadounidense, lo que debería impulsar un boom mundial. Así que es posible que se produzca un aumento de la música energética, especialmente de la música basada en la actuación en directo o en espacios sociales como los clubes y las raves. Pero ¿quién sabe? Puede que la cultura tarde un tiempo en salir de la posición defensiva en la que se encuentra. Y no es que no haya otros grandes problemas, especialmente con las fuerzas autoritarias y antidemocráticas, el desastre ecológico inminente, la justicia racial, etc. También podría ser que la pandemia no haya terminado con nosotros y que las nuevas variantes signifiquen que nuevos cierres (esperemos que más parciales, en adelante) impidan un retorno completo a la vida social y cultural sin restricciones.

Continuará...

Pensar juntas

Laura C. Gens

Abraham R. Cea

España
April 18, 2021

Realismo capitalista es –haciendo de lo complejo sencillez y de las respuestas fáciles preguntas difíciles– una de las grandes obras políticas de nuestro siglo, la que emite algunas lecciones fácilmente numerables para las políticas del “deseo poscapitalista” en el siglo XXI.

Los fascistas libertarios

Luciana Cadahia

Argentina
April 30, 2021

¿No hay algo profundamente sospechoso en reflejar del lado de lo plebeyo la responsabilidad última del fascismo? ¿Por qué no encontramos, del lado de las élites, una imagen que pudiera tener el mismo peso simbólico? No es casual que el pueblo aparezca como el lugar de una sospecha y las élites queden, astutamente, sustraídas de la escena.

Sin igualdad no hay libertad

Jorge Moruno

España
June 3, 2021

En ausencia de otra forma de existencia, lo que hay es lo único que puede haber y ser aceptado; de poco sirve denunciar sus efectos nocivos si nos seguimos moviendo dentro del mismo imaginario dominante.

Modernizar la modernidad: tecnología y ecologismo como apocalipsis y utopía

Pablo Beas

Manuel Romero

España
July 8, 2021

El valor de los libros de Peter Frase, Olin Wright y Aaron Bastani reside en su capacidad para darle la vuelta al famoso dictum de Jameson e imaginar que el neoliberalismo no existe. Hay una potencia afirmativa en esa negación que no es una cuestión menor.

Estado de los cuidados ante el coronavirus: el ejemplar caso del gobierno argentino

Roque Farrán

Jacinta Gorriti

Argentina
August 19, 2020

Gorriti es Filósofa, becaria doctoral CONICET y docente de la UNC. Autora de Nicos Poulantzas: una teoría materialista del Estado (Doble ciencia). Farrán es Filósofo, Investigador CONICET y docente de posgrado (Universidad Nacional de Córdoba). Autor de Badiou y Lacan: el anudamiento del sujeto (Prometeo), Nodal. Método, estado, sujeto (La cebra) y Nodaléctica (La Cebra).

Apropiaciones

Claudia Zapata

Chile
April 23, 2021

La cita de Angela Davis muestra que nada de esto es nuevo, sino más bien un gesto repetitivo de un capitalismo voraz, que construye con rapidez nichos de mercado que le permiten rentabilizar el deseo de sectores progresistas de la sociedad.

Inventario afectivo de la pandemia

Laura Quintana

Colombia
September 15, 2020

El tono apocalíptico se difunde hoy tanto en el ambiente que los pequeños hasta se preguntan: ¿cuántos años le quedarán a la tierra? ¿tendremos nietos? ¿seremos como los dinosaurios?

El Blackout de la crítica

Germán Cano

Luciana Cadahia

España/Argentina
May 28, 2020

Si necesitamos pensar lo que nos está ocurriendo, ¿no sería importante que reflexionáramos sobre si lo que está sucediendo solo corrobora nuestras categorías y plantillas previas o si marca una diferencia aún por establecer?

Dejar ir a Mark Fisher. Sobre fantasmas, nostalgia y duelo

Pepe Tesoro

España
April 18, 2021

La pregunta nos persigue como un fantasma: ¿por qué se ha puesto tan de moda Fisher justo ahora? ¿Qué puede aportarnos Fisher en este contexto?

La Superliga europea: Cómo los oligarcas del fútbol van a pelear por tu atención

Edu Vega

España
April 21, 2021

Si ya no vemos igual, ni desde los mismos dispositivos, si cada vez hay más oferta de productos audiovisuales y el fútbol no mueve ficha, corre el riesgo de quedarse fuera de los nuevos mercados del consumo audiovisual.

Mercado y Estado: fetiches en tiempos de Covid-19

Juan Ponte

España
September 16, 2020

En suma, Mercado y Estado no son términos antitéticos, sino necesariamente complementarios. Pero decimos más: no se trata sólo de considerar que ambas realidades son dependientes históricamente, sino de enfatizar que sus componentes estructurales están tan sumamente involucrados que sus contornos llegan a hacerse borrosos, hasta el punto de confundirse.

Ballenas en el Hudson. Futuros pasados más allá de la nostalgia

Jairo Pulpillo

Pablo Beas

España
April 15, 2020

La nueva cotidianeidad revela la extrañeza de lo familiar al tiempo que las familias empiezan a incorporar lo extraño en sus vidas.

El Chile que cambió

Claudia Zapata

Chile
May 24, 2021

En estas líneas comparto con las compañeras y compañeros de España algunas reflexiones sobre las elecciones del pasado 15 y 16 de mayo en Chile y su relación con la rebelión popular que se inició en octubre del 2019. Primeras impresiones que destilan optimismo por los resultados favorables para las fuerzas políticas transformadoras que obtuvieron la mayoría de los escaños en la Convención que redactará la nueva Constitución Política, una Convención con paridad de género y 17 representantes de los pueblos indígenas.

Nuevos horizontes relacionales

Alba G. Ferrín

España
July 27, 2021

Como dice Eva Illouz en el prólogo del libro de Horvat, parece que el capitalismo nos ha arrebatado la capacidad de amar de manera radical. Nos encontramos ante la imposibilidad de replantear un concepto que parece haber quedado diluido entre las crisis del neoliberalismo.

De la ciencia, la política y otras cosas

Juan Manuel Zaragoza

España
September 16, 2020

Creo que hay pocas definiciones más hermosas de democracia que aquella que reconoce no ser más que el esfuerzo que realizamos conjuntamente para definir a oscuras, acompañado por otros tan ciegos como nosotros mismos, qué es bueno y qué es malo.

Entrevista a Santiago Alba Rico

Santiago Alba Rico

España
July 15, 2020

Aquí las respuestas que nos ha dado Santiago Alba Rico, escritor, ensayista y filósofo, autor, entre otros, de Las reglas del caos. Apuntes para una antropología del mercado (Anagrama, 1995), Leer con niños (Caballo de Troya, 2007), Islamofobia: nosotros, los otros, el miedo (Icaria, 2015) y Ser o no ser (un cuerpo) (Seix Barral, 2017).

Algunas recomendaciones para lo que queda de verano

IECCS

España
July 26, 2021

El verano y las vacaciones se agotan, y también el tiempo libre para dedicar a la lectura, al cine o simplemente a no hacer nada. En el IECCS hemos recopilado algunos títulos de ensayos, novelas, películas y documentales para que puedas disfrutarlas durante el mes de agosto.

Una «sociedad de posiciones». A vueltas con el Estado en la época del coronavirus

Manuel Romero

Germán Cano

España
January 2, 2020

La crisis global provocada por el coronavirus ha desencadenado la proliferación de viejos debates que habían quedado almacenados en el baúl de la izquierda.

Entrevista a Gonzalo Velasco

Gonzalo Velasco

España
July 17, 2020

Aquí las respuestas que nos ha dado Gonzalo Velasco, Profesor de Filosofía social, teoría y crítica de la cultura contemporánea en la Universidad Carlos III de Madrid y analista político en Hoy por hoy.

El futuro del miedo

Jorge Lago

España
May 20, 2020

llevábamos demasiado tiempo socializándonos en una forma dominante de miedo, la que nos arroja a un futuro incierto que debemos, sin embargo, asumir o vivir como merecido

Entrevista a Luciana Cadahia

Luciana Cadahia

España
April 12, 2021

Hemos lanzado una batería de preguntas a distintos pensadores y pensadoras con el fin de acercarnos a un análisis no tanto de la crisis del coronavirus en sí, como de los distintos escenarios de futuro a que nos puede conducir su salida. Aquí las respuestas que nos ha dado Luciana Cadahia, filósofa argentina, autora de Mediaciones de lo sensible. Hacia una nueva economía crítica de los dispositivos (FCE, 2017) y El círculo mágico del Estado (Lengua de Trapo, 2019).

Nuestra deuda con Mark Fisher

Alex Niven

Reino Unido
July 9, 2021

«Leí tu libro la semana pasada y me sentí como si saliera a tomar aire después de pasar mucho tiempo bajo el agua. Me gustaría agradecerle de todo corazón que haya expresado de forma tan elocuente casi todo lo que había que decir, y que haya proporcionado una razón para la esperanza, cuando yo estaba a punto de desesperar.»

Sin casa, sin curro, sin pensión. Sin miedo

Juan M. Zaragoza

España
May 26, 2021

El miedo de no saber qué demonios va a pasar con nuestra vida y con la de aquellos que queremos. El miedo de mirar al futuro y no saber qué esperar. El miedo de no ver un horizonte de posibilidad, sino un muro tras el cual no sabemos qué se esconde.

Politizar lo digital

Berna León

Roy Cobby

España
May 14, 2020

La transformación digital sigue hoy una dirección marcada por las políticas del momento, que favorecen la concentración empresarial, la extracción masiva y la acumulación de poder. Pero, como sucedió a principios del siglo pasado, estos criterios políticos pueden cambiarse.

La politicidad de la pandemia

Javier Franzé

España
September 24, 2020

En definitiva, en el Manifiesto la ciencia le habla a la política como un cliente exigente que demanda aquellos servicios por los que paga. Esta posición no es nueva. Viene construyéndose desde hace décadas, en especial desde el mercado hacia el Estado.

Entrevista a Franco Berardi 'Bifo' y Antonio Gómez Villar (II)

Pablo Beas

Manuel Romero

España
May 3, 2021

El contexto Covid-19 nos trae un 'horror vacui' diferente, algo más angustiante que la patología psicológica conocida como 'fear of missing out' (FOMO), la posibilidad de que no nos estemos perdiendo nada porque nada está pasando y nada puede pasar.

Entrevista a Franco Berardi 'Bifo' y Antonio Gómez Villar (I)

Manuel Romero

Pablo Beas

España
April 25, 2021

"La pandemia ha enfatizado enormemente una tendencia que ya se estaba dibujando: una condición de miedo a la corporeidad, me atrevería a decir, incluso, una sensibilización fóbica hacia el cuerpo del otro."

Nicos Poulantzas: Estado, poder y socialismo

Stuart Hall

Reino Unido
June 10, 2020

Este artículo fue publicado originalmente en New Left Review I/119, enero-febrero de 1980.

¿Es pensable hoy un sistema de propiedad temporal?

Alberto Tena

España
September 17, 2020

¿Qué pasa si dejamos de considerar a la propiedad como algo sagrado y “permanente”, que incluso trasciende al individuo (y su supuesto esfuerzo) hasta sus herederos, y empezamos a considerar que esta es imposible sin un complejo sistema de relaciones sociales colectivas que la sostiene desde su origen?

¿Ha llegado el momento histórico de la Renta Básica Universal?

Alberto Tena

España
June 10, 2020

La RB es fundamentalmente un mecanismo radical de transferencia de rentas de los que más tienen a los que menos, generando un flujo de renta sostenido en esa dirección.

Imaginación e imaginarios en Madrid

Jesús Gil Molina

España
April 12, 2021

Llegamos, como Fernando Berlín, a un cruce de caminos: ¿qué eran mis colegas, víctimas, estúpidos, o simplemente una generación sin ningún otro referente?

A las puertas de la frontera

Javier Franzé

España
April 28, 2021

El efecto de la táctica del posfascismo no es terminar con la existencia de la democracia como tal, al modo del fascismo clásico, sino obligar a la democracia a mostrar sus costuras, es decir, a revelar su carácter de orden político.

Del pop modernista a la postmodernidad pop del siglo XXI

Marco Antonio Corrales

España
April 18, 2021

La crítica política y social se consiguió transmitir desde la crítica cultural, en una alianza estética de raigambre nietzscheana en la que la música era un elemento de transformación radical. Este nuevo paradigma no había sido aprovechado por la izquierda tradicional, que dejó pasar el impulso que esta revolución cultural había traído.

Nadie espera a la España Vaciada

Lorient Jiménez Martínez

España
June 24, 2021

¿tan importante es la relación que se da entre el mundo de lo lleno y de lo vaciado? Parece probable que sí, que sea necesario todo este despliegue orientado a disimular la naturaleza conflictiva de las relaciones sociales de lo vaciado, hacia dentro y hacia fuera, sobre todo porque todos los sujetos implicados arriesgan mucho en este juego.

Entrevista a Paula Velasco

Pablo Beas

Jairo Pulpillo

España
May 16, 2020

Pese a que son siglos lo que nos separa de los escritos de Burke, su definición de lo sublime parece ajustarse al milímetro a la situación actual, y nos da las claves para entender por qué podemos experimentar placer estético en las consecuencias de una pandemia.

Video presidencial: la lengua mítica del mundo futuro

Jerónimo Atehortúa

Colombia
May 30, 2021

El video presidencial en inglés siguen revelando datos importantes del relato que el gobierno está cocinando, en él se resignifican dos de las imágenes con las que se ha caracterizado al régimen uribista de Duque: la del títere y la del hombre desconectado de la realidad.

Derecho a vivir bien: alimentación

Jorge Moruno

España
June 21, 2021

La pregunta que tenemos que hacernos es si preferimos vivir peor para mantener ciertos negocios o apostamos por mejorar la vida y forzar un desplazamiento productivo hacia otros sectores. Claramente lo que tiene que primar es la calidad de vida y lo que tiene que adaptarse es el modelo productivo, no al revés.

Editorial 1 de mayo

Editorial

España
May 1, 2021

Hoy más que nunca necesitamos disponer de horizontes de futuro confiables, asegurar nuestras vidas -y no para cualquier forma de vida, sino para una que valga la pena ser vivida- como condición de posibilidad de cualquier forma de libertad política (pues sabemos que sin seguridad y confianza en el porvenir no hay libertad sino miedo y servidumbre).

Comemos signos, cocinamos mitos: consumo y alimentación en la obra de Roland Barthes

Manuel Romero

España
June 19, 2021

En el sistema semiológico de Barthes el mito se presenta como una potencia naturalizadora, una herramienta de normalización. Por eso, en su descripción de las lógicas de funcionamiento del mito hay todo un intento de impugnar la normalidad de los quehaceres cotidianos

El pueblo soberano: el regreso al momento instituyente en América Latina

Soledad Stoessel

Chile
July 7, 2020

La coyuntura tiene la singularidad de ser aquel momento sin el cual no se podrían visualizar ni reflexionar sobre determinados problemas políticos. Pensar la coyuntura implica, decía el epistemólogo crítico Hugo Zemelman, comprender el presente-potencial.

El lugar de lo político en la teoría (pos)marxista.

Manuel Romero

Jesús Rodríguez

España
April 2, 2020

Este texto se publica en el marco del debate que tuvo lugar en el seminario "Marx y El Capital en el mundo contemporáneo" entre Jesús Rodríguez y Manuel Romero a propósito del lugar de lo político en la teoría marxista.

Entrevista con Nico Poulantzas

Stuart Hall

Reino Unido
May 31, 2020

Esta entrevista fue realizada por Stuart Hall y Alan Hunt y publicada originalmente en Marxism Today en julio de 1979.

Arte y cultura en la obra de Antonio Gramsci

Paula Barreiro

España
April 12, 2021

En este marco el ámbito de la cultura cobra especial importancia en la consecución de la hegemonía, proceso a través del cual se universalizan intereses y afectos, en palabras de Gramsci, “la conquista del poder cultural es previa a la del poder político”.